NVS
Investigaciones

Colonias del oriente de la CDMX, las más bicicleteras, pero sin infraestructura

el big data mx, big data, bicicletas, xochimilco, bicicletas en xochimilco, movilidad,

Las políticas de movilidad a favor de la bici se centran en zonas de mayor plusvalía; en Iztapalapa, Tláhuac, Xochimilco, el abandono es notorio.

La bicicleta es uno de los medios de transporte más usados en la zona oriente y sur de la ciudad; sin embargo, los proyectos de movilidad la tienen relegada.

Tanto, que la falta de infraestructura y políticas públicas ha forzado a los ciclistas a simplemente “sobrevivir” en las calles.

De acuerdo a la Encuesta de Origen-Destino 2007, Iztapalapa es una de las delegaciones que presenta el mayor número de viajes diarios en bicicleta; 30% del total de traslados se hace a través de este medio.

En la delegación Cuauhtémoc, el porcentaje es cerca de 4%, cifra igualada por Tláhuac, según datos de la Encuesta Intercensal 2015 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), aunque la primera tiene la mayor infraestructura ciclista de la ciudad.

De acuerdo con especialistas, una de las estrategias de democratización y combate a la desigualdad es con políticas integrales de transporte y movilidad.

Con base en datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), el oriente de la urbe es una de las zonas más pobres del área metropolitana.

Las delegaciones Iztapalapa y Tláhuac, así como los municipios de Nezahualcóyotl, Ecatepec y Chimalhuacán concentran el mayor número de personas en pobreza y pobreza extrema de la metrópoli.

No obstante, las políticas públicas actuales rara vez benefician e integran a los sectores más vulnerables y que requieren de mayor inversión, agregaron los expertos.

A pesar de que el Gobierno de la Ciudad de México impulsa el uso de la bicicleta con la creación de ciclovías y un sistema de bicis públicas como Ecobici, las acciones se han centrado en colonias como Roma, Condesa, Centro, Del Valle y Polanco.

Para la geógrafa Paulina López, las políticas públicas urbanas, lejos de contribuir a la integración y a la solución de la desigualdad, fortalecen la división social.

Explica que los habitantes de zonas en donde se renueva o recupera el espacio público, se ven obligados a mudarse a otro lugar debido al alto costo de los inmuebles, servicios y bienes.

De esta forma se genera una repoblación de residentes con ingresos mayores. Este fenómeno, conocido como gentrificación, a decir de la especialista, es uno de los factores por los que el alcance de programas para movilidad se limita a zonas centrales de la Ciudad de México.

Juan Manuel Berdeja, especialista en urbanismo del Centro Mario Molina y poblador de Iztapalapa, asegura que una de las principales razones por las que los espacios públicos en la zona oriente tienen limitaciones es debido al crecimiento irregular desde su origen.

Ya que cerca de 95% de las viviendas en Iztapalapa eran de autoconstrucción, lo que significa que la expansión hacia la periferia se dio por asentamientos irregulares. Esto dificultó la planeación de espacios públicos más adecuados.

El lado positivo

En términos de seguridad, transportarse en bicicleta en las zonas oriente y sur si bien no resulta fácil, el hecho de que es algo que lleva haciéndose por mucho tiempo en el territorio ha generado una convivencia con automovilistas, ya que la presencia de la bici en las calles es común, asegura Juan Manuel Berdeja.

El porcentaje de viajes en bicicleta en zonas periféricas igualan o superan el de zonas centrales, aun con programas e infraestructura.

Este fenómeno se presenta también en otras ciudades del país. En la zona periférica de Guadalajara circula un porcentaje considerable de ciclistas desde hace décadas.

Berdeja Maldonado afirma que una de las claves para modernizar la movilidad es conectar la periferia con la zona central a través de medios de transporte masivos y mejorar las condiciones de transporte público, en general, para desincentivar el uso del automóvil.

“Se debe brindar un abanico de oportunidades y generar la libertad para que un ciudadano elija moverse en el modo que le parezca mejor”, afirma.

Uno de los pilares para la reconstrucción del tejido social es la integración, y es donde la movilidad juega un papel importante; una política pública debe tener como objetivo final que la gente se apodere de ella, afirma Berenice Zambrano, coordinadora de Coalición Visión Cero.

Para muestra, un botón

Las delegaciones Xochimilco y Tláhuac son un ejemplo de cómo el empleo de la bicicleta se convirtió en un medio de transporte, principalmente por necesidad. Durante un recorrido hecho por El Big Data Mx por el centro de Xochimilco y el pueblo de Caltongo, se pudo constatar el uso constante de la bici.

En el caso de Tláhuac, la Línea 12 fue un reflejo de la necesidad de infraestructura ciclista, ya que los biciestacionamientos colocados afuera de cada estación no se dan abasto.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top