Investigaciones

Ciclistas se adueñan del Eje 7 Sur; al día circulan mil bicis

ciclistas en eje 7, ciclovía compartida,

De aplicarse este mismo modelo en el Eje Central con el trole-bici, se espera un incremento de 30% de los viajes en bicis.

Por Irving Gasca

 

La integración del transporte público con ciclistas es una estrategia que proyectos como el de Eje 7 Sur han resultado en un incremento en la afluencia de ciclistas en la zona.

El denominado Cero Emisiones Bus-Bici fue inaugurado en 2012 y actualmente alrededor de mil ciclistas conviven diariamente con el Trolebús, desde avenida Universidad hasta Revolución y de la estación Mixcoac del Metro a Universidad.

Así lo informó Eduardo Venadero, titular del Servicio de Transportes Eléctricos (STE), quien también explicó que la convivencia de Trolebuses y ciclistas es segura toda vez que los operadores son los mejor capacitados, su carriles son más anchos y lo vehículos no alcanzan velocidades altas.

Los ciclistas, por su parte, aseguran que en general se sienten seguros circulando por el carril, aunque su principal temor es ser embestidos por los vehículos que invaden el carril confinado y señalan que casos como el de #LordAudi, ponen en evidencia la carencia de políticas para sancionar a quien infrinja el Reglamento de Tránsito. 

En un recorrido realizado por El Big Data Mx, se pudo constatar la ausencia de policías de tránsito y la constante incidencia de automovilistas invadiendo el carril confinado. Sólo en una ocasión se encontró un policía en bicicleta que no pudo actuar contra un automovilista que invadió el carril confinado para dar vuelta.

“Por lo regular son los ciudadanos los que exigen el espacio para que automovilistas no invadan e incluso agredan a quien circula por el carril confinado” afirman ciclistas de la zona.

Actualmente, la presión en redes sociales, la exposición por medio de video y la exhibición ante la opinión pública, son factores que la ciudadanía utiliza para exigir espacios y defenderse en donde autoridades no pueden hacerlo, aseguran.

Natasha Uren, ciclista, destaca que la afluencia de ciclistas en Eje 7 Sur es de suma importancia, pues muestra la necesidad de más infraestructura para bicicletas.

“Su afluencia es alta, quizá no tanto como la de Reforma que alcanza hasta los tres mil ciclistas diarios, pero muestra que las zonas no céntricas también requieren de este tipo de espacios”, señala.

En cuanto a la invasión de los automovilistas del carril confinado, Natasha coincide en que la responsabilidad es de la Secretaría de Seguridad Pública.

El caso del Eje 7 Sur sirve de ejemplo para el proyecto de trole-bici que se tiene para el Eje Central.

Como lo adelantó El Big Data Mx el año pasado, éste también busca que el Trolebús y ciclistas convivan en el mismo carril, además de contar con un plan de infraestructura que busca establecer la Guía de Infraestructura Ciclista, la cual pretende homologar las especificaciones para la implementación de ciclovías, ciclocarriles, carriles compartidos, etcétera.

Leer más: Compartirán ciclistas carril con Trolebús

Lo que comenzó como una iniciativa de la sociedad civil, en conjunto con la Secretaría de Movilidad e ITDP México, parece tomar cada vez más forma. Y es que la Subsecretaria de Planeación de la Secretaría de Movilidad, Laura Ballesteros, aseguró que el proyecto trole-bici, podría quedar listo para antes de diciembre del presente año.

Indica que este proyecto tiene como objetivo crear la primera Red Ciclista de la Ciudad de México.

Para Areli Carreón, coordinadora de Políticas Públicas de Bicitekas A. C., un proyecto como trole-bici debidamente planeado e implementado, resultaría en un mejoramiento general en tiempos de traslado y al mismo tiempo atraería a más personas a utilizar la bici y de esa manera verla como una opción real de movilidad.

El papel de la sociedad civil 

La participación de la sociedad civil ha servido de apoyo, pero también de presión.

“Habiendo iniciado se acompañará la obra para asegurar que ésta cuente con una buena construcción, implementación y con las características requeridas, ya que de no hacerlo se comprometería la seguridad y sería una obra inservible”, señala Areli Carreón.

Al concluir, afirma, se debe complementar con la correcta comunicación y socialización tanto con los operarios del transporte, como con la ciudadanía.

“Aunque el proyecto sigue en pie, se desconoce el proceso de instalación, estamos a la espera de la puesta en marcha” puntualiza.

La ciclovía ideal

A decir de especialistas, existen diversos tipos de ciclovías que aportan percepciones diferentes según su planeación, es decir, de acuerdo con el diseño, el impacto social es distinto.

Xavier Treviño, Co-Director de la organización Céntrico, sitúa tres opciones que pueden ser implementadas en la ciudad.

La primera es la infraestructura confinada que es implementada en vías primarias (como Eduardo Molina o Reforma). Esta opción supone una inversión mayor, al mismo tiempo que brinda mayor seguridad a quien la usa y atrae a usuarios potenciales.

Sin embargo, la percepción general es que los ciclistas deben ir solamente en una vía, sin ningún tipo de convivencia con los demás actores, es decir, segrega a nivel modal y cualquier posición distinta supone una transgresión.

Por otro lado, está la integración de ciclistas a la circulación por medio de ciclocarriles sin confinamiento. De esta manera, la convivencia entre usuarios del espacio público no sólo es necesaria sino deseable en términos de armonización. Esta opción es la menos costosa tanto económica como socialmente.

El modelo que actualmente opera en Eje 7 Sur, funciona exitosamente en gran parte debido a la sensibilización de los operarios del Transporte. 

Treviño aseguró que lo ideal es que además de una sensibilización a los operarios del transporte público, las características de los carriles cumplan con los requerimientos mínimos para hacer maniobras sin que se comprometa la seguridad.

Los carriles deben tener un mínimo de 4.5 metros de ancho para que de esta manera el operario pueda rebasar al ciclista y viceversa sin necesidad de cambiar de carril, asegura Areli Carreón.

Esto representaría un cambio en la distribución de carriles en Eje Central, proyecto que sería el primero en implementarse.

A decir de la activista, el número de ciclistas que actualmente transita por Eje Central, podría incrementarse gracias a la infraestructura que incluye el proyecto, ya que incorpora el concepto “calle completa”.

Se estima que incrementaría cerca de 30%, aunque el beneficio no se limitaría al los viajes realizados en bicicleta, sino también a una disminución en tiempos de traslado en el transporte público, mejoramiento general del entorno, intervención en los cruces más inseguros para los peatones, así como brindar mejor accesibilidad a lo largo del corredor.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

El archivo público

Copyright © 2015 El Big Data.

To Top