Centro Histórico, Condesa y Polanco, donde más roban bicicletas

biciestacionamientos el big data mx. el big data

10 marzo 2017 6:00 am

El impulso al uso de la bicicleta en la Ciudad de México también ha sido aprovechado por los delincuentes, ya que el robo de este medio de transporte creció.

La Procuraduría General de Justicia capitalina inició 786 carpetas de investigación el año pasado sobre este ilícito.   

Las zonas donde se cometieron estas acciones fueron principalmente en el Centro Histórico, Zona Rosa y Polanco. Por delegaciones destacan Cuauhtémoc, Benito Juárez, Miguel Hidalgo, Gustavo A. Madero e Iztapalapa.

Entre los datos destaca que los biciestacionamientos que se encuentran en el centro de la capital del país son los lugares donde más se presenta estos crímenes, al registrar hasta 10 bicicletas robadas por día.

De acuerdo con datos de la dependencia capitalina, el número de robos incrementó 60%, comparado a los dos últimos años.

La mayoría de los hurtos sucedieron sin violencia, es decir, que las bicicletas fueron extraídas cuando éstas se encontraban atadas o encadenadas en algún lugar.

Asimismo, reconoció que este delito queda impune debido a que los usuarios no denuncian el acto, por lo que el mapeo de zonas inseguras para este medio de transporte sustentable se encuentra a medias.

Y es que datos de organizaciones y asociaciones civiles revelan que siete de cada diez robos de bicicletas que se cometen en la capital del país no son denunciados porque carecen de medios de identificación.

Como medida para frenar el robo de este tipo de transporte y evitar que las cifras se incrementen, se propuso crear un registro de estas unidades por la Secretaría de Movilidad capitalina.

Sin embargo, la propuesta se quedó en la congeladora por la Asamblea Legislativa (ALDF), pese a que diputados de distintos grupos parlamentarios prometieron hacer prosperar este planteamiento.

Uno de los casos que causó gran revuelo fue cuando dos bicicletas propiedad del embajador de Alemania en México, Viktor Elbling, fueron robadas en la explanada del Palacio de Bellas Artes, a pesar de que los vehículos estaban asegurados con candados.

Una de las bicicletas estaba valuada en poco más de 40 mil pesos y otra tenía un precio aproximado de 10 mil pesos.

Al respecto, el Consejo Ciudadano de la Ciudad de México considera que la cifra negra de robos de bicicletas es aún más alarmante, pues la mayoría de los ilícitos no son reportados, ya que los aparatos carecen de identificación y de esta manera, son comercializados sin factura.

Modus operandi  

El modo de operar de los delincuentes es sencillo: se acercan a la bicicleta se hacen pasar como dueños de la misma, cortan la cadena y se van en ella.

Mientras que otros optan por colocarse a un lado del vehículo con pedales en donde también cortan la cadena que la sujeta y la suben a una camioneta para posteriormente llevársela.

Para la organización civil Bicitekas los robos de este medio de transporte se debe en gran parte a las pocas medidas de seguridad que toman los ciclistas, ya que en la mayoría de los casos las colocan en lugares poco transitados y con candados fáciles de romper.

El Centro de Atención a Emergencias y Protección Ciudadana de la Ciudad de México reveló que en la zona centro de la capital del país detectó focos rojos como el Centro Histórico, la Alameda Central para dejar encadenada la bicicleta.

Y es que usuarios de este medio de transporte alertaron sobre el riesgo de estacionar su bicicleta en estructuras conocidas como “U” invertida instaladas por el Gobierno de la Ciudad de México, ya que son cortadas con facilidad y simulan estar en buenas condiciones, lo que facilita el robo de la unidad.

El Big Data Mx realizó un recorrido por Zona Rosa, Paseo de la Reforma e Hipódromo Condesa en la delegación Cuauhtémoc, en el que constató que varias estructuras metálicas que se encuentran para estacionar bicicletas se encuentran en mal estado.

Cuestionado sobre esta problemática ciclistas consideraron que varias de este tipo de estructuras no son confiables, debido a que son fáciles de cortar, mientras que otros expresaron que no verifican que el biciestacionamiento se encuentre en buen estado o alguna anomalía.

Alberto Martínez, quien pertenece a un grupo de ciclistas urbanas, aseguró que toma las precauciones necesarias al estacionar su bicicleta en cualquier lugar público, no obstante señaló que a pesar de esto ya le han robado dos vehículos de este tipo.

“El riesgo es inevitable, por eso trato de ponerle dos candados y siempre revisar donde la voy encadenar, aunque ya van dos veces que me la roban, con todo y todo”, señaló el vecino de la colonia Condesa.

De acuerdo con el Instinto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP), por sus siglas en inglés existen cerca de nueve mil estacionamientos de “U” invertida, en el sus características son de acero inoxidable, relleno de concreto y anclado de pavimento con varilla metálica.

Buscan mapear zonas de riesgo

Ante esta problemática, organizaciones civiles y grupos de ciclistas buscan mapear en la Ciudad de México cerca de 400 puntos en donde se cometieron estos ilícitos.

Pese a que la iniciativa aún se encuentra en discusión, ya se entablaron mesas de trabajo tanto con la Secretaría de Movilidad (Semovi), expertos en movilidad, así como integrantes de la Secretaría de Seguridad Pública capitalina para trazar una ruta sobre este tema.

“Aunque va atrasado el proyecto nos ha ido bien porque no es la única propuesta que existe, se usaban las cuentas un mes o dos meses y se perdía el gusto o ya no se tenía el tiempo, se quedaba en proyecto.

Los datos recabados por estas organizaciones confirman que los sitios marcados con robo de bicicleta son las colonias Roma, Condesa, Hipódromo, Avenida Paseo de la Reforma, Centro Histórico entre los focos rojos.

En contraste, los puntos con menos incidencia delictiva se localizan en Ciudad Universitaria, Tlalpan, Xochimilco, Tláhuac y Milpa Alta.

Incluso, buscan conformar un grupo de personas que funja como especie de policía comunitaria en este medio de transporte en zonas de alto riesgo como el Centro Histórico y sus inmediaciones.

Comentarios