‘Carnicería’ de animales muertos, una práctica común en Chapultepec

necropsia, jambi, sedema, infodf, reserva, big data, el big data

12 julio 2016 6:00 am

A pesar de las críticas que generaron las fotos del cuerpo desmembrado del gorila Bantú este tipo de prácticas no están prohibida en los protocolos de necropsia; sin embargo, activistas señalan que no es algo ética ni moralmente aceptable.

En el Zoológico de Chapultepec esta práctica es recurrente. Por ejemplo, el rinoceronte blanco Khartoum que murió en 2014, también fue desmembrado.

El orangután Jambi, que murió en 2015, no corrió con mejor suerte, pues lo abrieron para retirarle los órganos, los cuales fueron depositados en una bolsa de alimento, según consta en una imagen en poder de El Big Data Mx, con lo cual se violó la Norma Oficial Mexicana 087 que establece los requisitos para el manejo y disposición final de los residuos biológico-infecciosos.

el big data mx, big data, Jambi, restos, órganos, necropsia

En esta bolsa fueron depositados los órganos de Jambi/Foto: Especial

Una investigación realizada por esta casa editorial reveló que el orangután falleció de leptospirosis aguda, enfermedad que se contagia por orines de ratas o de las fauna silvestre que habita el Bosque de Chapultepec.

LEER MÁSJambi murió de leptospirosis aguda: Sedema

“A Jambi lo transportaron en un vehículo sin las precauciones debidas y abierto en canal. El animal estaba todo lleno de sangre, ni siquiera lo limpiaron”, comentó Marielena Hoyo Bastien, ex directora del Zoológico de Chapultepec.

Cuestión de ética

De acuerdo con Hoyo Bastien ningún protocolo de necropsia estipula que no pueda diseccionarse un cuerpo; sin embargo, refiere, es una cuestión ética.

“Una necropsia tiene un procedimiento ético para llevarse a cabo. Es un protocolo que expone que se puede abrir al animal de la punta de la cabeza a la punta del dedo gordo de su pie y no tener que hacer esta carnicería”, comentó en entrevista. 

Incluso, expuso que no comprende dicha práctica, puesto que se pudo conservar el cuerpo.

Una fuente consultada por El Big Data Mx y especialista en animales silvestres comentó que no era necesario destazar a Bantú.

“Se debió cuidar la forma en la que se obtuvieron las muestras para los análisis”, dijo.

Además señaló que no existió un buen cuidado sobre la gente que entró al lugar donde se practicó la necropsia del gorila, esto debido a las fotos que se filtraron ayer en los medios de comunicación.

“Si entran dos personas lo hacen sin cámaras, sin nada y la verdad esto demuestra una falta de supervisión”, refirió.

En tanto, Antonio Franyuti, presidente de Animal Heroes, comentó que es cuestionable el seguimiento de todos los protocolos para el traslado de Bantú.

No obstante, la secretaria de Medio Ambiente, Tanya Müller declaró en entrevista radiofónica que el cuerpo de Bantú fue desmembrado para su incineración, pues los hornos crematorios tienen capacidad para 70 kilos, mientras que el gorila pesaba 220 kilogramos.

Comentarios