08 de Diciembre de 2016
Investigaciones

Capitalinos ¿armados?

desarme voluntario

Iztapalapa, Gustavo A. Madero y Cuauhtémoc son las demarcaciones más violentas y las que han entregado el mayor número de armas.

La Ciudad de México es la entidad del país donde la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) ha decomisado más armas en los últimos ocho años.

A pesar de que la capital del país no se ubica entre los estados más peligrosos, sí tiene delegaciones que, de acuerdo a la Secretaría de Gobernación, destacan entre los municipios con más homicidios: Iztapalapa, Gustavo A. Madero, Cuauhtémoc y Venustiano Carranza.

Estas demarcaciones coinciden con las que más armas han entregado de manera voluntaria en el programa Por tu familia, desarme voluntario, de la Secretaría de Desarrollo Social de la Ciudad.

De diciembre de 2012, cuando se puso en marcha, a octubre de 2016, la Gustavo A. Madero entregó tres mil 753 piezas; Iztapalapa, tres mil 141; Cuauhtémoc, dos mil 458; y Miguel Hidalgo, dos mil 95.

En este periodo, el programa capitalino logró recolectar 26 mil 217 armas cortas, largas y granadas, que fueron canjeadas por cantidades que van desde 100 hasta 14 mil pesos, dependiendo el grado de peligrosidad.

Las pistolas cortas fueron las que más se reunieron en la capital: 17 mil 528 piezas; seguidas por las largas, con seis mil 712 unidades y las granadas se ubican en último lugar, con mil 977 objetos recolectados.

El Gobierno capitalino ha invertido un amplio presupuesto para motivar a los ciudadanos a que lleven sus armas a los centros de canje y con ello disminuir la violencia; en sólo cuatro años destinó 85 millones 21 mil 225 pesos, con base en datos de la Sedeso.

El mes pasado, el senador panista José Luis Preciado propuso la legalización de la portación y uso de las armas de fuego, lo que encendió un debate en todo el país.

En ese sentido, el secretario de Desarrollo Social capitalino (Sedeso), José Ramón Amieva, externó que Desarme voluntario es un instrumento de política contrario a la iniciativa del senador panista.

“Las armas están diseñadas con un fin único: generar daños, porque no hay una sola que haya sido creada para beneficiar, sino que son para herir o matar a un ser vivo.

“El argumento de que quien tiene un arma se siente más seguro, es falso; yo pondría como contrapeso que retirar un arma que representa un peligro en las casas es salvar vidas inocentes”, dijo en una entrevista con El Big Data Mx.

Destacó que el programa se sustenta en la buena fe de los ciudadanos que por cualquier motivo guardan un arma en sus hogares y no saben qué hacer con ella porque no cuentan con el permiso para portarla y tienen el temor de sufrir una sanción.

Recordó que durante la primera fase del programa se colocaron módulos en las parroquias, en coordinación con elementos de la SSP-DF y la Sedena; eso ha funcionado porque la gente se siente en confianza de entregarlas para su destrucción.

Amieva explicó que han recibido desde escuadras, rifles de asalto, la colección de armas del abuelo, y adelantó que en la sexta etapa otorgarán despensas, apoyos sociales, tecnología y más juguetes didácticos para fomentar la cultura de paz entre los niños.

Este programa ha sido un éxito para el secretario de Desarrollo Social, ya que el acero recolectado de las piezas bélicas se recicla, al grado que el artista Jorge Marín creó la escultura de unas alas de 4.5 toneladas de desechos de armas destruidas.

Asciende tráfico de armas en México

Según datos del senador panista José Luis Preciado, existen tres millones de armas registradas por ciudadanos mexicanos, aunadas a las más de dos millones con las que cuentan las policías, Ejército y Marina.

Además, calculó que hay más de 10 millones de armas que son ilegales circulando en el territorio nacional, porque a pesar de no haber un registro exacto, se estima que a México entra más de un millón al año proveniente del mercado negro de Estados Unidos, lo que sumaría más de 15 millones de piezas.

Y es que el estudio Tráfico de armas. Entorno, propuestas legislativas y opinión pública indica que en México, de los más de 15 millones de unidades circulantes, 85% es ilegal. Se estima que dos mil piezas se introducen ilegalmente de Estados Unidos a México, cada día.

Ante ese panorama existen programas que buscan eliminar estos aparatos bélicos de las manos de los mexicanos.

Para darnos un ejemplo, el Programa de Canje de Armas, de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), recibió cinco mil 776 piezas en los primeros seis meses de 2016, de acuerdo a la solicitud de acceso a la información folio 000700153416.

Pero los números son mayores. Información que la Sedena compartió en la solicitud 0000700205114 señala que en casi 15 años los Gobiernos locales y el Ejército han logrado recolectar 169 mil 914 unidades y un millón 938 mil 348 cartuchos útiles.

Además, la Defensa Nacional dio a conocer en su página oficial que durante el sexenio anterior se consiguió incautar 123 mil 783 armas de fuego, 10 mil granadas de fragmentación, y destaca el decomiso de 12 millones 751 mil 283 cartuchos asegurados.

En ese sentido, el sargento segundo Hugo Díaz comentó que la violencia genera más violencia, y darle un arma a civiles es una bomba de tiempo que no sabes en qué momento explotará, ya que para poder aprender a manejar una pistola, por lo menos, debes tomar un curso propedéutico de tres meses.

“No resulta tan sencillo extender las armas entre los civiles, no es lo adecuado, ya que la gente estresada con carros, motos y hasta bicicletas es agresiva; al portarlas no las usaría para su propia defensa; en la mayoría de los casos representaría un peligro más”, dijo.

¿Defensa por mano propia?

El senador panista José Luis Preciado busca modificar la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, argumentando que ante un “Estado fallido” por el crimen organizado y que no garantiza la seguridad e impartición de justicia, es menester de los ciudadanos defenderse.

“En lo que va de 2016 han ocurrido 30 millones de delitos, de los cuales no se aclara 3%. Si el Estado no puede garantizar la seguridad ciudadana ni poner un policía por cada ciudadano como lo hace con altos funcionarios, lo mínimo que se espera es que se permita en la Constitución que un habitante tenga el legítimo derecho a preservar su vida, patrimonio y la seguridad de su familia”, comentó.

Esta casa editorial le cuestionó si con su iniciativa no se fomenta la justicia por propia mano, a lo que el senador respondió que no, pero sí permitiría la disminución de la delincuencia, sin quitarle responsabilidades al Estado de prevenir la violencia, elevar el salario mínimo, capacitar a las policías y a los mando mixtos y hacer que los jueces sentencien correctamente, porque los ciudadanos no denuncian.

En ese sentido, Edgar Cortés, coordinador del Área de Seguridad y Justicia del Instituto Mexicano de Derechos Humanos y Democracia, dijo que la propuesta está más cercana a la justicia por mano propia que a la legítima defensa.

“Este tipo de medidas tienen el efecto del populismo: tratan de dar una falsa respuesta a la necesidad urgente de la sociedad; apelan a la desesperación para ganar simpatía, pero pueden acrecentar problemas como: malos policías y sistemas de justicia que no funcionan”, sentenció.

Acerca de la falta de apoyo del PAN a su iniciativa, el senador Preciado comentó que es normal cuando se toca un tema tabú en el país, pero “no la descalificaron, dijeron que era una propuesta individual, pero no errónea; en todas las encuestas la gente está planteando la legítima defensa”.

Recordó que desde hace más de 50 años se viene desarmando a los mexicanos tras conflictos sociales como la matanza de estudiantes en 1968 y 1971, así como la conformación de grupos guerrilleros con animadversión contra el Estado, pero al cuestionarle acerca del contexto de descontento social actual de Ayotzinapa, Tlatlaya y Nochixtlán, argumentó que “la propuesta no es contra el Estado, es contra la delincuencia, pero el Estado ha sido omiso al combatirla”.

Por su parte, el académico y experto en temas judiciales, Edgardo Buscaglia comentó en una entrevista con El Big Data Mx que el Estado se debe comportar como Estado y no como una banda de empresarios en red criminal.

“El Estado no puede plantear o aceptar acciones para desentenderse de la protección de vida y propiedad de los privados al proponer disparates como el mayor acceso a armas de fuego, ya que sería como tirarle más gasolina al fuego.

“Debe desmantelar redes criminales que compran y venden seres humanos o secuestran o hacen desaparecer a miles de personas como parte de sus negocios; ello implica destruir las redes de corrupción políticas, policiales y judiciales que impiden la acción del Estado”, indicó el doctor Buscaglia.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Lo más leído

El archivo público

Copyright © 2015 El Big Data.

To Top