Investigaciones

Alfabetización digital, materia pendiente

Foto: www.laprensa.com /E.LOPEZ

La reforma educativa incluía la entrega de herramientas tecnológicas a estudiantes de primaria; uno de los grandes pendientes del sexenio.

La administración del presidente Enrique Peña Nieto se propuso elevar la calidad de la enseñanza básica en el país como uno de los puntos estructurales de la reforma educativa.

Una parte fundamental era la entrega de herramientas tecnológicas a estudiantes de primaria; sin embargo, esto sigue siendo uno de los grandes pendientes del sexenio.

El 31 de octubre de 2014 se publicó en el Diario Oficial de la Federación el decreto de creación de un órgano desconcentrado de la Secretaría de Educación Pública (SEP), el cual tendrá a su cargo el diseño, implementación y seguimiento del Programa de Inclusión y Alfabetización Digital.

Este programa busca fortalecer el sistema educativo mediante la entrega de dispositivos personales, promoviendo la reducción de la brecha digital y el uso de las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) en el proceso enseñanza-aprendizaje.

Con ello se fomentaría la interacción entre alumnos, docentes y padres de familia, para así reducir el rezago educativo.

De acuerdo a un informe de la SEP, durante el ciclo escolar 2013-2014 se entregaron 240 mil equipos a alumnos y a autoridades educativas beneficiando a 220 mil 430 estudiantes.

Para el siguiente ciclo escolar (2014-2015), la dependencia entregó 709 mil 824 tabletas en 16 mil 740 colegios.

Sin embargo, un informe del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) detalló que la entrega de laptops para alumnos de primaria, que forma parte del Programa de Inclusión y Alfabetización Digital, no dispone de una medición de desempeño y mucho menos se pudo comprobar cuáles habían sido sus avances.

“El programa no cuenta con indicadores que permitan conocer los niveles de aprendizaje de los alumnos. Se recomienda construir indicadores de resultados que muestren sus posibles efectos. Los indicadores de servicios y gestión son insuficientes para corroborar su funcionamiento”, recomendó el Coneval.

¿Y la Estrategia Digital Nacional?

La Estrategia Digital Nacional fue presentada en 2013 por el Presidente y cuenta con cinco ejes de acción para llevar al país al siguiente nivel: la era digital.

Uno de estos puntos está dedicado a la educación: “Se contempla desarrollar una Agenda Digital de Cultura, incluyendo la digitalización de archivos y colecciones, así como visitas virtuales a museos y sitios históricos”, dijo Peña Nieto en la presentación del programa.

Este proyecto, que está a cargo de Alejandra Lagunes, no sólo contempla “digitalizar archivos”, sino que entre sus líneas de acción busca desarrollar herramientas digitales que faciliten la gestión educativa, que incluye la entrega de equipos a estudiantes.

A la fecha, la dependencia no ha informado el avance de la parte dedicada a la transformación educativa y que contempla la conectividad de los equipos que se entregan a los alumnos de primaria.

La tecnología no es la solución

Algunos profesores reconocieron que el uso de herramientas tecnológicas es inminente, pero remarcan que el vínculo profesor-alumno es algo que no puede ser reemplazado.

Pablo Vega, profesor desde hace 15 años, reconoció que el uso de aplicaciones o un motor de búsqueda debe de ser sólo una herramienta.

“El contacto maestro-alumno es esencial durante la enseñanza en un salón de clases, sobre todo para impulsar el intercambio de ideas, aclarar dudas y exponer opiniones”, afirmó.

Abundó que como maestro tiene la obligación de estar actualizado en temas de aprendizaje, metodología y, por supuesto, tecnología.

“Como profesional debes apreciar las aportaciones de los alumnos y verlo como un intercambio y no como una competencia”.

Para la profesora Lydia Olvera el uso de herramientas tecnológicas, además de ayudar al aprendizaje, es positivo, siempre que el alumno sepa aprovecharlas, esté dispuesto a aportar ideas propias y no se “fusile” todo lo que está en la Red.

“Las herramientas tecnológicas son fundamentales en el proceso de enseñanza, ya que no sólo favorecen el aprendizaje, sino también lo hacen más innovador y atractivo para el alumno”, dijo.

Destacó que el vínculo con los alumnos es necesario para lograr los objetivos del aprendizaje, además de que la socialización es algo que no puede ser reemplazado por un smartphone o una tablet, ya que en algún momento tendrán que interactuar frente a frente.

Desde hace 14 años, ella imparte clases a jóvenes y sabe que el acceso a la información implica un reto para los docentes, quienes tienen que estar actualizándose constantemente para evitar que las nuevas tecnologías los rebasen.

Ilea Cabrera de la Fuente también coincidió en que una app puede ser una herramienta útil, que ayuda a cubrir dos estilos de aprendizaje: el visual y el auditivo.

“La interacción personal afectiva entre profesor y alumno impacta en el desempeño de los estudiantes y entre ellos beneficia la convivencia sana, lo cual no consigues con la tecnología”, advierte.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Lo más leído

El archivo público

Copyright © 2015 El Big Data.

To Top