Investigaciones

ALDF quiere poner candados a las alcaldías de la CDMX

Los diputados alistan una serie de modificaciones que buscan acotar las facultades de las futuras alcaldías, entre ellas que dejar a los concejales fuera de nómina.

A unos días de publicarse la primera Constitución de la Ciudad de México, diputados de la Asamblea Legislativa (ALDF) alistan una serie de modificaciones que buscan acotar las facultades de las futuras alcaldías.

Una de las propuestas que ha surgido es que los nuevos concejales, −quienes se encargarán de asesorar a los alcaldes−, ganen por honorarios y no por nómina, con la idea central de evitar cargas extras al erario público.

El promotor de esta iniciativa es el grupo parlamentario de Movimiento Regeneración Nacional (Morena), quien asegura que los sueldos por nómina incrementará los gastos de cada demarcación, al tener que pagar de diez a quince nuevos sueldos.

Por ello, buscan cerrar el paso a esta figura que causó polémica durante la redacción de la Carta Magna en la Asamblea Constituyente, ya que varios constituyentes afirmaron que esta propuesta amarra de manos a los próximos alcaldes.

Y es que el número de concejales podrá ser de entre 10 a 15, según las características de las demarcaciones.

Por ejemplo en aquellas con 300 mil habitantes habrá 10 concejales; en las de entre 300 y 500 mil habitantes serán 12 los concejales, y en las de más de 500 mil habitantes, 15 integrantes.

Leer más: Advierten expertos que concejales pondrán en jaque alcaldías de CDMX

Incluso, Martí Batres, presidente de Morena en la ciudad, se pronunció a favor de esta medida, por lo que propuso que todas las leyes secundarias que se elaborarán sobre este tema debe ser bajo principios de austeridad republicana.

De acuerdo con el dirigente local, en la Constitución de la Ciudad de México se generaron varios órganos y se debe vigilar que éstos no signifiquen un aumento del gasto corriente ni alta burocracia con privilegios.

“En el caso de los concejales de las alcaldías, lo mejor es que estos concejos se integren con participantes honoríficos, de tal forma que no se vaya en todos estos órganos un enorme caudal de recursos”, señaló.

Sin embargo, la propuesta no agradó a las demás bancadas de la ALDF, quienes calificaron la medida como inviable, tras plantear que la carencia de salarios fijos para los concejales puede originar actos de tráfico de influencias.

En respuesta, Raúl Flores, legislador de la bancada del Partido de la Revolución Democrática (PRD) calificó la medida de “demagógica”, ya que precisó se corre el riesgo de que éstos caigan en actos de corrupción, al no tener un sueldo fijo.

Además, afirmó que es contradictoria la propuesta del partido de Andrés Manuel López Obrador, principalmente, porque no han integrado a las comisiones de trabajo del recinto legislativo y, sin embargo, cobran como todos los demás legisladores que sí participan.

El panista, Ernesto Sánchez, e integrante de la mesa de trabajo de alcaldías también se pronunció en contra de la iniciativa de Morena, pues consideró que para tener concejales de tiempo completo, este debe contar con una remuneración.

A decir del blanquiazul, la forma de lograr ahorros sustanciales sería con una reorganización de direcciones en las alcaldías, con el fin de evitar duplicidad de funciones, como ocurre actualmente en las delegaciones.

“Lo que nosotros decimos es que en esta nueva reestructuración tenemos que hacer cargos concordantes hacia su función, para no crear plazas de más que cubran funciones duplicadas. Hoy si vemos la estructura orgánica de las delegaciones, hay muchas direcciones que duplican funciones”, dijo.

Ponen en duda división de demarcaciones

Aunque en el Congreso Constituyente aprobó el artículo 58 que abre la puerta para que se incremente el número de alcaldías, diputados locales ven poco probable dividir las demarcaciones.

A pesar de que expertos en la materia y el Instituto Electoral (IEDF) propusieron la división de las demarcaciones para una mejor gobernabilidad, para los asambleístas locales esto significaría aumentar la burocracia.

Las delegaciones que podrían ser dividas son Iztapalapa y Gustavo A. Madero, debido a su extensión territorial, densidad poblacional y necesidades económicas.

Sin embargo, para la diputada del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Cinthya López Castro la medida es inviable, ya que esto se traduciría en un mayor desembolso de recursos para las demarcaciones.

La división quedará sujeta a la aprobación del nuevo Congreso local, donde tiene que ser aprobada por las dos terceras partes de sus integrantes, así como antecedida por un análisis de expertos, además de una consulta ciudadana.

Sobre este tema, el jefe delegacional en Cuauhtémoc, Ricardo Monreal Ávila, urgió a la ALDF a recuperar facultades que al paso de los años se les han quitado en materia de seguridad, uso de suelo y verificación de establecimientos mercantiles.

“Las demarcaciones deben recobrar facultades como la autonomía financiera y económica, pero todo apunta a que se le van a quitar más atribuciones”, refirió.

No obstante los jefes delegacionales de Iztapalapa y de Gustavo A. Madero nuevamente rechazaron la propuesta, al ver en la división problemas de representatividad en colonias de ambas demarcaciones.

Dione Anguiano, delegada por Iztapalapa, afirmó que partir a la delegación más grande la Ciudad de México traería más problemas que beneficios, pues enfatizó la gobernabilidad depende de cómo se manejen los recursos y no de la extensión territorial.

Por su parte, el jefe delegacional de Gustavo A. Madero, Víctor Hugo Lobo sostuvo que la medida no ayudaría a resolver problemas que históricamente padecen ambas demarcaciones, por lo que se pronunció en contra de la medida.

La armonización de las leyes secundarias referente a las Alcaldías deberá estar lista antes del 31 de diciembre de 2017, lapso que marca la Reforma Política y que ratifican los transitorios de la propia Constitución local.

¿Y en lo económico?

Las demarcaciones tendrán cuatro fuentes de ingreso: asignaciones federales que podrán recibir directamente; el presupuesto que le destine el Congreso de la Ciudad de México, a su vez, ingresos denominados autogenerados y recursos obtenidos de instalaciones públicas.

La recién publicada Constitución capitalina, el pasado 5 de febrero, establece que las alcaldías serán órganos políticos administrativos que se integren por un alcalde o alcaldesa y un Concejo, electos a través de una votación universal, para un periodo de tres años.

En su conformación, refiere que tendrán personalidad jurídica y autonomía con respeto a su administración y al ejercicio de su presupuesto, a excepción de las relaciones laborales de las personas trabajadoras al servicio de la alcaldías y de la capital de la país.

 

Nuevas facultades de las alcaldías:

Entre las tareas que asumirán las nuevas alcaldías está el manejo de recursos públicos, licencias de modificación de obras, incluso intervenir en los programas de planeación, así como temas de desarrollo urbano y estrategias de seguridad.

Mientras que en las facultades exclusivas se encuentran: manejo de recursos públicos, asignaciones del presupuesto de la Ciudad de México, solicitar plebiscito, consulta popular y acciones de inconstitucionalidad.

Así como la coordinación de unidades administrativas, modificaciones al Programa Anual Desarrollo Urbano, así como cambios de usos de suelo y demoliciones.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

El archivo público

Copyright © 2015 El Big Data.

To Top