NVS
Investigaciones

A dos años, la Norma 26 sigue en “estudios técnicos”

Especialistas en el tema, vecinos e incluso legisladores opinan que debería reactivarse, siempre y cuando cumpla con los candados suficientes para evitar que se vuelva a violentar.

A unos días de que se cumpla dos años de la suspensión de la Norma 26, en material de vivienda, la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi) la sigue manteniendo en “estudios técnicos”.

Desde el 19 de agosto de 2013, la dependencia decidió suspenderla por abusos detectados por parte de las constructoras, que vendían las viviendas por arriba del precio para el cual obtuvieron el permiso de edificación.

Y es que la Norma de Ordenación Territorial 26 incentivaba la vivienda de interés popular y social, por lo que el costo máximo de las viviendas tenía que ser de  709 mil pesos, pero muchas veces las inmobiliarias vendían los departamentos en precios mucho más altos.

Hasta el momento lleva tres prorrogas, la primera el 10 de julio de 2014, la segunda el 31 de marzo de 2015 y la última prórroga que emitió la Seduvi para mantener suspendida la Norma 26, fue el 30 de junio y es válida hasta el 30 de septiembre de este año.

El argumento de las autoridades es que necesitan más tiempo para concluir el estudio técnico y, con base a la información que se obtenga, determinar la conveniencia de su permanencia, modificación o en su caso, abrogación.

En días pasados Miguel Ángel Mancera, jefe de Gobierno del Distrito Federal, reconoció que ésta Norma fue utilizada de manera irregular por desarrolladores inmobiliarios, por lo que será replanteada.

“Abusaron de la Norma 26 y la usaron para lucrar porque se iniciaron proyectos donde se decía que los departamentos iban a costar 800 mil pesos y terminaron vendiéndolos en tres millones, entonces eso es lo que no puede suceder en la capital”, afirmó.

Juan Felipe Ordóñez, arquitecto de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), explicó que la Seduvi ha hecho propuestas para replantear la Norma; sin embargo no ha obtenido los resultados esperados.

“Yo tengo dos opiniones, una que es indispensable que sí haya una política clara para poder resolver el problema de la gente de bajos ingresos en la ciudad de México para que no sea expulsada”.

“Y la segunda, la ciudad de México es vieja y obsoleta, nos tenemos que renovar y reconvertir y hacernos en una ciudad más habitable con espacios más adecuados, eso tiene que ver con que nos ampliemos uno o dos pisos en algunas zonas, pero que también hagamos al mismo tiempo espacios verdes”, sostuvo en entrevista para El Big Data Mx .

Destacó que a falta de una norma que regule la vivienda popular, las personas están teniendo que irse a vivir al Estado de México que es el lugar más viable para poder tener acceso a comprar una casa y consideró que dos años sin lograr resolver la problemática es mucho tiempo.

Por su parte, Gustavo Suárez, vecino del Pueblo los Reyes en la delegación Coyoacán, puntualizó que la actual Norma 26 es una arbitrariedad para pueblos y barrios originarios.

“Es una arbitrariedad por lo menos para los Pueblos y Barrios Originarios, porque es un atropello en el que después de ser una comunidad antigua, la Norma 26 mete gente extraña porque no es gente de la comunidad, gente que no entiende de tradiciones”, sostuvo.

En tanto, la integrante de Suma Urbana, Susana Kanahuati, aseguró que la actual Norma 26 debe reactivarse con los candados suficientes para evitar que vuelva a violarse por parte los desarrolladores inmobiliarios y que además sean viviendas sociales dignas y de calidad.

Explicó que desde 2013 entregaron a la Seduvi los candados y modificaciones que consideraron que debería contener dicha ordenación y las modificaciones deben de hacerse de manera vinculatoria.

“Hay que arreglar la normativa, primero dándole voz, verdadera voz, a los ciudadanos a través de una consulta vinculatoria, fijar muy bien las sanciones y la aplicación de la Ley”, enfatizó Kanahuati.

Calientan motores

Durante la VI Legislatura de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, el tema de la Norma 26 fue muy polémico, sin conseguir muchos resultados.

La diputada local Priscila Vera, en entrevista para esta casa editorial, aseguró que es necesario tener una nueva Norma 26 que responda a los intereses de los ciudadanos para obtener una vivienda a precio accesible.

“Hacerle el llamado a que hagan los estudios de la manera más expedita para que tengamos ésta nueva norma, porque el tiempo que se tarde la norma en salir, es el tiempo en el que los ciudadanos que sí necesitan una vivienda popular no tienen acceso a la misma”, sostuvo.

La panista, argumentó que la norma requiere candados para que los desarrolladores inmobiliarios no le den vuelta a la Ley y tenga sanciones muy claras para aquéllos que la violen.

Y es que se quedó en la congeladora su discusión, a pesar de que se realizaron foros y mesas de discusión con los involucrados, mismos que ya no consideraron como tema relevante.

Este pendiente, ya quedó como herencia para la próxima Legislatura.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top