NVS
Investigaciones

70% de las escuelas en Iztapalapa tienen daños estructurales

Las autoridades argumenta que no hay recursos; la SEP dice que los padres de familia deben participar en el mantenimiento de los planteles.

En octubre un trozo de plafón cayó sobre tres niños de segundo año en la primaria Federico Barreto, en la delegación Iztapalapa, lo que causó heridas leves en la cabeza y un brazo a los menores de siete años de edad.

Para contrarrestar lo sucedido, la delegación Iztapalapa proporcionó a la escuela lonas y casas de campaña para que los alumnos continuaran con las clases.

A cinco meses, la Secretaría de Educación Pública (SEP) comenzó los trabajos de mantenimiento mayor en la escuela para solucionar los daños estructurales.

Sin embargo, ya existen secuelas. Padres de familia denunciaron a El Big Data Mx, que varios estudiantes de nivel básico han presentado de forma frecuente enfermedades como gripa, tos y bronquitis debido al polvo que respiraron durante estos meses.

Asimismo, indicaron que algunos otros presentan infecciones en vías urinarias porque los baños tampoco funcionan.

Y es que el plantel, ubicado en la calle Topógrafos 85, en la colonia Aculco, está en pésimas condiciones.

Esta casa editorial constató que parte de los techos de concreto que funcionan como pasillos para acceder a los salones están carcomidos y las láminas que las sostienen oxidadas.

De acuerdo con datos de la propia delegación Iztapalapa esta no es la única escuela en esta situación, ya que planteles como José Ángel Ceniceros, en el pueblo de San Lorenzo Tezonco; Fray Martín de Valencia, en Ejidos de Santa María Aztahuacán; y Roberto Koch, en San Francisco Aztahuacán, también presentan daños severos.

La jefa delegacional, Dione Anguiano Flores reconoció que no cuenta con los recursos suficientes para atender las 827 escuelas que hay en la demarcación, por lo que les pidió apoyo a la Asamblea Legislativa (ALDF) para que la SEP inyecte recursos a los planteles más dañados, ya que es su responsabilidad.

En entrevista, señaló que 70% de las escuelas que hay en la demarcación requieren de mantenimiento mayor, pues algunas de ellas ya representan un peligro para los estudiantes, pero para eso se requiere una inversión de 2 millones de pesos por plantel.

“Y con el presupuesto que tenemos para ese rubro tardarían 48 años en intervenirlas todas. Le corresponde a la SEP, ella es responsable de las instalaciones. Entiendo que algunas cosas nos las dejan a las delegaciones, pero pretenden que les demos mantenimiento a edificios públicos que pertenecen al Gobierno federal”, aclaró.

Indicó que la delegación sólo tiene recursos para cosas vitales como la red hidrosanitaria, dotarles de agua con pipas –porque hay zonas donde no la hay–, y algunas luminarias.

“Pero realmente tenemos escuelas donde el deterioro rebasa el presupuesto de 35 millones que ejerceremos en este año, el cual sólo alcanzará para intervenir 107 escuelas”, declaró.

Autoridades federales hacen oídos sordos

Esta situación no es desconocida por el Gobierno de la Ciudad de México, por lo que emprendió el Programa de Rehabilitación y Mantenimiento; sin embargo, sólo podrá intervenir este 70 planteles durante este año en toda la capital.

Esto representa menos de 1%, ya que en la ciudad hay 8 mil 171 escuelas de nivel básico: 3 mil 608 escuelas de preescolar, 3 mil 198 primarias y mil 365 secundarias; además de las 693 de nivel medio superior y 688 de nivel licenciatura.

El secretario de Educación local, Mauricio Rodríguez Alonso, declaró a esta casa editorial que están coordinándose con la SEP para trabajar en los planteles con mayores necesidades.

Aceptó que su dependencia está al tanto de los inmuebles de la ciudad que necesitan una intervención, por lo que adelantó que este año se invertirán cerca de 300 millones para el mantenimiento de las escuelas de nivel básico y media superior.

“Existen tres requisitos básicos para que los estudiantes se desarrollen correctamente: niños saludables; maestros con toda la voluntad e instalaciones adecuadas para que se puedan estudiar”, declaró.

Al cuestionarle si sabe de la situación en Iztapalapa donde niños estudian a la intemperie comentó que aún les faltan muchas escuelas.

“Sabemos de las necesidades que hay en la capital, porque estamos hablando que hay escuelas con más de 80 años, por eso hay mucho que trabajar”, indicó.

Entrevistada por separado, la subdirectora de Operación de la SEP, Patricia Sánchez Regalado, aceptó que la secretaria está consciente de la necesidad que tienen las escuelas de la ciudad y del país, pero dijo se debe afinar la manera de aplicar los recursos, “ya que la reforma educativa plantea la participación de los padres de familia para el cuidado y mantenimiento de los planteles”.

Cuestionada sobre la manera en que irán trabajando en los planteles, Sánchez Regalado destacó que se buscará un programa, donde se coordina la SEP, el Gobierno local y las delegaciones.

Para la presidenta de la Unión de Padres de Familia, Consuelo Mendoza la responsabilidad de las escuelas recae en la SEP, por ello debe trabajar para que los Consejos Escolares funcionen, tanto los locales, regionales y estatales para que hagan su trabajo y no estén saturados de funcionarios y los recursos se transparenten.

“La SEP debe asignar recursos a las escuelas para el tema de mantenimiento, pero mantiene un férreo control federal, para empezar debe dotar de autonomía en el uso de los recursos para que ellas hagan un adecuado uso y ataquen sus prioridades”, señaló.

La situación se replica a nivel nacional

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en el país la matrícula escolar de educación básica es de 25 280 mil 148 alumnos; de educación media superior: 4 millones 813 mil 165; y de nivel licenciatura, 3 millones 515 mil 404.

Para atender esta demanda existen 254 mil 398 escuelas de todos los niveles, de los cuales 152 mil 895 son planteles públicos.

De acuerdo con el Programa Institucional 2014-2018, del Instituto Nacional de la Infraestructura Física Educativa, de los 152 mil 895 planteles públicos que tiene el país, 26% de ellos, es decir, 40 mil 239 escuelas son construcciones precarias o adaptaciones.

Otros datos alarmantes que comparte el Instituto, es que 23% de los planteles no cumple con especificaciones técnicas constructivas y de materiales para techos; 5% carece de ellas para paredes y 67% tampoco lo tiene para pisos.

“Se estima que los recursos federales que aplican los tres niveles de Gobierno no han convergido en una planeación integral y resulta evidente también que la falta de calidad en la infraestructura escolar se debe en gran medida a la ineficiencia en el gasto”, señala el documento.

Entre las soluciones que plantea el Instituto es que la inversión promedio por plantel sin un diagnóstico previo, resulta ineficiente y que es indispensable involucrar en el esfuerzo a las autoridades locales en la instrumentación del Programa “Escuelas Dignas”.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top