Qué hacer en el D.F.

Gran Premio 400 dejó marca en el Autódromo Hermanos Rodríguez

GP400-1

Luego de su paso por las diferentes sedes del país, Racing Bike México by Monster trajo una edición más del Gran Premio 400, celebrado en el mítico escenario del Autódromo Hermanos Rodríguez, la carrera nos dio una verdadera cátedra del evento #1 de motociclismo en México.

El evento fue dividido en dos partes con el fin de presentar las semifinales el día sábado 5 y las finales de cada categoría se podrían apreciar el domingo 6 de diciembre, con el firme objetivo de brindar el mejor espectáculo de motocicletas a nivel nacional.

Desde temprano, los asistentes comenzaron a abarrotar el inmueble, mostrando aquel fanatismo que lleva dentro cualquier amante de las motocicletas. Chamarras con marcas de motocicletas por todos lados, pañuelos en el cuello de las personas que apoyaban a su competidor favorito, gigantescos camiones food truck que desde temprano ofrecían alimentos tan variados que antojaban a cualquiera. Ese era el verdadero ambiente del evento.

Sin embargo, dentro del recinto las cosas eran bastante diferentes. Si en las afueras del lugar se podía sentir el ánimo de las personas, por dentro, el autódromo vibraba cuando se daba el primer paso, el paso que auguraba un evento completamente inolvidable para cualquiera, así haya sido fanático o no.

Las butacas de la tribuna principal se iban llenando poco a poco, las vestimentas invernales acompañaron al público desde las 08:00 horas, cuando las puertas fueron abiertas para el acceso de los asistentes. Niños emocionados acompañados de su familia, quienes visitaban por primera vez el lugar. El sonido de motores poderosos que anunciaban máquinas tremendas. Todo era espectacular.

De pronto, la bandera daba el inicio a la primera final celebrada el día domingo, el rugir de las motocicletas retumbo la estructura del lugar y los gritos de todo el público elevaron el ánimo haciendo que por momentos se olvidaran del frío invernal.

Desde los más jóvenes, hasta los más experimentados, hombres y mujeres por igual, todo mundo buscaba llegar en primer lugar para alcanzar un espacio en aquel podio, corrían con la firme esperanza de aprovechar la velocidad en cada curva y así consagrarse como el o la mejor de su categoría.

Los grandes favoritos tenían seguidores por aquí y por allá, pero no había participante que o tuviera quien lo apoyara, quien gritara y lo alentara para llegar en primer lugar.

Yosmar de la Rosa se coronó en primer lugar de Novatos, junto con Kervin Jiménez en intermedios.

La categoría RC390 Cup por KTM fue conquistada por Sean Dylan, quien corrió con la motocicleta número nueve, la máquina perfecta para liderar la carrera y ser el campeón absoluto de esta categoría escuela.

La carrera SS1 y SS2 fue especial, ya que el ganador de esta categoría se llevaría la Suzuki GSX-R 600 edición especial MotoGP, siendo Maximilian Scheib quien se apoderó del podio del primer lugar y de la motocicleta edición especial.

Con cifras verdaderamente impresionantes, el GP 400 trajo alegría a quienes lo esperaban, emociones a quienes lo buscaban y momentos inolvidables a todo aquel que no lo esperaba. Un día inigualable con 32 mil fanáticos gritando de la emoción que nos dio el haber formado parte del Gran Premio 400.

Con información de Alex Totozintle

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Lo más leído

El archivo público

Copyright © 2015 El Big Data.

To Top