22 de Septiembre de 2017
Big Voces

Mejor ¡bájele a la velocidad!

El exceso de velocidad y la velocidad inadecuada son el factor de riesgo más importante en la ocurrencia (y gravedad) de los accidentes viales.

Si a usted le preguntaran “¿cuál es el factor de riesgo más frecuente e importante para la ocurrencia de accidentes de tránsito?” probablemente respondería el alcohol, la imprudencia, la impericia o la inconsciencia. Poca gente, sin embargo, responderá que es la velocidad y casi nadie específicamente la “velocidad inadecuada”.

Desde que el automóvil es la forma común de moverse, tenemos la costumbre de viajar “rápido” a bordo de vehículos que son capaces de desplazarse a grandes distancias en poco tiempo. En realidad, la velocidad nos es tan familiar que no somos conscientes de lo que es o implica.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, el exceso de velocidad y la velocidad inadecuada son el factor de riesgo más importante en la ocurrencia (y gravedad) de los accidentes viales.

Para mí, es incluso más grave la segunda que la primera. Y es que el exceso de velocidad es aquella velocidad de circulación que está por arriba de los límites de velocidad –fácil-, mientras que la inadecuada es aquella que rebasa la posibilidad de evitar un accidente en función de las condiciones del entorno y los límites del propio conductor, el vehículo y el camino.

Me explico: velocidad inadecuada es viajar a 80 donde el límite es 80, pero en ese momento está lloviendo. Es el concepto de velocidad inadecuada el que se desprecia y se ignora, desde la autoridad y los propios elementos de tránsito, hasta la mayoría de los conductores. Sin embargo, es tan común viajar a velocidades inadecuadas que por eso, evitar un accidente, pareciera un asunto más de suerte que de consciencia.

Al reducir velocidades disminuye el riesgo de sufrir accidentes, pero también lesiones en caso de la ocurrencia de uno. Al reducir velocidad, usted reduce su distancia para frenar, le es más fácil controlar el automóvil y, al choque, sus lesiones serían menores.

Un posible atropellamiento podría quedar sólo en un susto al reducir velocidad, pues poco se dice que 56% de las víctimas mortales de accidentes viales en la Ciudad de México son peatones y la culpa no es de ellos, sino de la velocidad inadecuada.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

El archivo público

Copyright © 2015 El Big Data.

To Top