Mañas, mitos y perversiones en los accidentes viales

accidentes viales, choque de autos, elbigdatamx, bigdata

9 junio 2017 6:53 pm

En mis más de 15 años en el tema de la seguridad vial he presenciado una y otra vez cosas rarísimas en las escenas de los siniestros viales. Por ignorancia o con claro interés de hacer más daño, hago un breve recuento de las cosas que veo con más frecuencia.

1- Denominar borrachazo en automático. Por alguna razón, mucha gente cree que los accidentes “fuertes” son por manejar en total estado de ebriedad. Aunque ciertamente, el alcohol es uno de los factores de riesgo más comunes y graves, es falso que siempre sea la causa.

En realidad, los accidentes suceden por una suma de causas donde la velocidad inadecuada suele estar presente. En un choque con jóvenes, por ejemplo, poco se habla de la falta de experiencia, sensibilidad al riesgo e ir acompañados de otros jóvenes.

2- Sembrar recipientes de alcohol. He presenciado cómo testigos se acercan al lugar del siniestro y colocan botellas o latas de alcohol o incluso dentro del vehículo accidentado. Pudiera pensar que la gente busca que se considere como un agravante para incrementar la sanción. Es una práctica justiciera irracional, pero extrañamente, bastante común.

3- Sacar a los lesionados. Con la buena intención de ayudar, pero sin ningún entendimiento médico, la gente intenta sacar a los lesionados de los vehículos accidentados. La gente debe creer que sacar a los lesionados los aleja de un riesgo de incendio, pero éste es tan remoto que no tiene mucha lógica. Por el contrario, sacar a los lesionados sin un adecuado manejo y procurando inmovilizar el cuello puede agravar severamente las lesiones.

Lo que se debe hacer es llamar a las asistencias y procurar que los heridos se mantengan despiertos hasta que lleguen manos expertas a atenderlos.

4- Salir corriendo. Al momento de un choque se despliegan las bolsas de aire, y una mezcla de gas y polvos lubricantes dejan una nube blanca dentro de los vehículos que pueden confundirse con humo. Con frecuencia los pasajeros salen despavoridos del vehículo creyendo que se puede incendiar. Esto es, desde luego, un mito. Después de un choque hay que tomar las cosas con calma y evitar escapar sin antes considerar la situación de los demás pasajeros y verificar la seguridad exterior.

5- Echar agua en el motor e interior. Otra cosa muy rara es cuando echan agua al tablero o al motor. Eso no sirve de nada, altera la escena y puede dañar la computadora que registra los datos del accidente. En el peor de los casos, podría provocar un cortocircuito. En el remoto caso de un posible incendio, no utilice agua, sino arena o tierra. Esto sofoca el fuego en cambio, el agua podría extender el combustible encendido.

Comentarios