NVS
Big Voces

Los enredos del Constituyente

mancera elbigdata, bigdatamx

Elaborar y avalar el documento que se convertirá en la Carta Magna de la CDMX se convirtió en una bola de nieve para el mandatario capitalino.

Y la pregunta de los 64 mil es…

¿Cuál será la principal encomienda del Gobierno de la Ciudad de México respecto a la redacción de su Constitución?

  1. A) Evitar que le hagan modificaciones
  2. B) Promover con ella la imagen de Miguel Ángel Mancera
  3. C) Simplemente aprobarla

Si se inclinaron por la primera o segunda opción sencillamente están en un error, ya que el proceso para elaborar y avalar el documento que se convertirá en la Carta Magna de la CDMX se convirtió en una bola de nieve.

A escasos días de que la Asamblea Constituyente tome protesta y reciba el borrador que discutirán sus 100 diputados, las mayorías afines al jefe de Gobierno comienzan a diluirse.  Incluso al interior del PRD.

Y es que en pocas reuniones de los asambleístas del PRD ya hubo inconformidades y fuertes cuestionamientos hacia el mandatario local por parte de un grupo encabezado por Marcela Lagarde y Juan Ayala.

La razón, según ellos, es que Mancera no ha tenido la “gentileza” de acercarse a platicar con ellos y sólo les manda instrucciones para aprobar su borrador. Lo grave es que aseguran que ya no lo van a permitir ¿será?

Por si fuera poco, el PAN ya no es su aliado incondicional; ese partido ha comenzado a definir su postura en temas polémicos, donde comienza a tener más coincidencias con Morena.

Si esto no es suficiente, habrá que esperar a que al Pleno del Congreso Constituyente lleguen los Lopezobradoristas con su propia propuesta de Constitución y el PRD decida quién o quiénes defenderán sus propuestas en Tribuna.

Además de lidiar con las pugnas internas del sol azteca, la postura de Acción Nacional, la de Morena y la del dividido PRI, el Gobierno de la CDMX tendrá que buscar la forma de legitimar el proceso.

Partiendo de que sólo votó por los legisladores constituyentes 28% de la población –de los cuales 8% fueron nulos y 8% más a favor de los independientes– sólo nos queda decir que lo que se apruebe sencillamente no será legitimo.

Bajo esa óptica, si el Gobierno no se quiere llevar una sorpresa deberá pensar primero en aprobar, a como dé lugar, su propuesta de Constitución, antes de regalar un ejemplar a cada domicilio de la ciudad capital.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top