Los caminos de Marcelo

10 octubre 2016 9:47 pm

Conforme nos acercamos a la contienda electoral de 2018, las apuestas sobre quién será el próximo Presidente de México y el siguiente jefe de Gobierno de la CDMX suben de tono…

Lo que aún no se dice es quiénes serán los más beneficiados del éxito en las urnas de los abanderados del PRI, PAN, Morena o PRD.

Uno de ellos es Marcelo Ebrard Casaubon. Sí, el mismo que salió huyendo del país después del escándalo de corrupción que dejó la maltrecha Línea 12 del Metro.

Tras unas largas vacaciones en París –mientras sus abogados buscaban ampararlo contra cualquier ordenamiento judicial–, el ex jefe de Gobierno comenzó a tejer su estrategia para retornar a México, y con fuerza.

Desde hace algunos meses, Marcelo ha pisado tierras aztecas y países de América Latina, con la finalidad de impulsar la candidatura de aquéllos que podrían garantizar su inmunidad en el sexenio venidero.

Nos informan que en el plano local, sus amores están más que orientados al jefe delegacional en Cuauhtémoc, Ricardo Monreal, y a sus intenciones de ascender al Gobierno de la Ciudad de México.

Esa ruta se estableció con sus hombres de confianza: Pedro Pablo de Antuñano, Agustín Guerrero y Alejandro Rojas Díaz-Duran. Por eso, para la administración de Miguel Ángel Mancera resulta fundamental desmembrar esa alianza.

El caso de Pedro Pablo se dio muy fácil; víctima de sus excesos (léase actos de corrupción) cayó, mientras que Agustín y Alejandro tendrán que manejar bajo perfil si no quieren correr la suerte de Antuñano.

Marcelo lo sabe, y por eso no tiene todas sus canicas puestas en las aspiraciones de Monreal. Su otra ruta es promover y fortalecer la candidatura de Andrés Manuel López Obrador.

Para ello, Ebrard ha realizado una serie de reuniones con los principales líderes de América, desde el inquilino de la Casa Rosada en Argentina, Mauricio Macri hasta el equipo de campaña de Hillary Clinton.

Y es que desde países estratégicos, busca cambiar la imagen del “Chávez mexicano” con la cual AMLO es asociado en algunos sectores de la sociedad.

Tanto Monreal como Andrés Manuel tienen posibilidades de ganar y, por lo tanto, Marcelo, de regresar. Así que hagan sus apuestas, y no se extrañen si se encuentran a Ebrard en algún aeropuerto del continente.

Comentarios