26 de Septiembre de 2017
Big Voces

La suerte de los Moreira

Además de librar todas las acusaciones que se han hecho en su contra, está a un paso de retener, por tercera vez consecutiva, esa gubernatura.

En el sube y baja de la vida política del país, la suerte otra vez le sonríe a Humberto Moreira. Sí, al ex gobernador de Coahuila que endeudó a la entidad con más de 35 mil millones de pesos.

Y es que además de librar todas las acusaciones que se han hecho en su contra, está a un paso de retener, por tercera vez consecutiva, esa gubernatura –la primera cuando él fue gobernador, la segunda a través de su hermano Rubén y la próxima, vía Miguel Ángel Riquelme.

La razón principal se debe a que en esta contienda electoral, el reflector de la corrupción se centró en el Golfo de México, y precisamente en dos entidades donde no habrá elección: Veracruz y Tamaulipas.

¿Casualidad? No lo creo.

Hoy, en todos los medios de comunicación, la atención está puesta en las detenciones de Javier Duarte y Tomás Yarrington, lo cual ha permitido a los hermanos Moreira operar en completa tranquilidad.

Y aunque los comicios para gobernador se encuentran en un aparente empate técnico entre Riquelme y el panista Guillermo Anaya –según las encuestas de opinión–, los priistas tienen otro as bajo la manga: el PRD.

Esto, debido a que la candidata del Sol Azteca, Mary Telma Guajardo, es comadre de los hermanos Moreira y fue la encargada de romper la alianza PAN-PRD para la contienda de esa entidad.

Por eso, no resulta extraño ver a la perredista de sparring del abanderado tricolor cada vez que aparecen los ataques del candidato del PAN; del independiente, Javier Guerrero; o del morenista Armando Guadiana.

La única incisión de peso y que preocupa a los priistas locales es la del ex tricolor Javier Guerrero, quien, según los sondeos, como aspirante al Gobierno por la vía independiente, suma 15% de las preferencias electorales.

Por su perfil, dicho candidato no aspira a ganar, sino a negociar de último momento sus votos para quien le ofrezca un acuerdo atractivo en el sexenio que viene, por ello sus miras están puestas en el PAN.

Ese escenario podría ser el ideal para las pretensiones de Guillermo Anaya. Pero desde Gobernación aún hay muestras de amor hacia Guerrero y trabajan para neutralizar su alianza con los albiazules.

La relevancia de ello radica en que el PRI no puede darse el lujo de perder una elección más; prácticamente estaría quedándose relegado de la votación presidencial que se disputará el año próximo.

Así que si no quieren otros seis años de saqueos, deberíamos poner lupa a lo que sucede en el estado de Coahuila en lo que resta de los comicios.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

El archivo público

Copyright © 2015 El Big Data.

To Top