NVS
Big Voces

Elecciones 2016 y spots

El modelo de comunicación política y spots en campañas electorales debe cambiar.

El modelo de comunicación política y spots en campañas electorales debe cambiar. Para algunos actores partidistas la compra de espacios publicitarios tiene que regresar, debido a que sus promotores consideran que se debe privilegiar la libertad de los particulares (entiéndase CIRT). Algunos aspirantes a puestos de elección siguen sobredimensionando sus efectos y “piensan”, por así llamarlo, que la sobreexposición en medios es una receta de cocina, la cual puede servir a cualquier postor. Instituciones internacionales como la Organización de Estados Americanos (OEA) han recomendado, en sus palabras, que no haya “restricción a la libertad de expresión derivada de la prohibición de comprar tiempo en radio y televisión que pueda beneficiar a una candidatura. Sin embargo, el spot es un elemento más de una campaña electoral, que cuando se observa una saturación en los anuncios de 30 segundos no necesariamente se traduce en un voto más informado, y sí alimenta el descontento ciudadano, pero mejor vamos por partes.

La reforma de 2007: dicha reforma modificó la relación entre medios de información y política al incorporar un paquete de ajustes constitucionales que prohibieron la contratación de propaganda partidista bajo cualquier modalidad de tiempo aire en radio y televisión, y en cambio asignaron 48 minutos diarios para mensajes electorales, distribuidos en anuncios breves que desde entonces se reparten proporcionalmente entre las fuerzas en competencia, con cargo a tiempos oficiales a los que tiene derecho el Estado en cada emisora, sin pagar por ello. Sin embargo, para el tema concreto de los spots, me parece que ayudaría reconocer que el formato corto no es propicio para exponer ideas o debatir con amplitud.

Calendario electoral: el periodo de precampañas ya comenzó, y terminará en marzo próximo. De febrero a abril se tendrán que registrar los candidato; de abril a mayo se llevarán a cabo las campañas. El domingo 5 de junio se celebrarán los comicios, y entre septiembre y diciembre rendirán protesta los candidatos electos. Este año observaremos elecciones más competidas, con diferencias muy cerradas y con la incursión de nuevos actores como candidatos independientes. Ante esto, vale la pena recordar lo que mencionó en alguna ocasión el ex primer ministro británico Winston Churchill: “El político debe ser capaz de predecir lo que va a pasar mañana, el mes próximo y el año que viene, y de explicar después por qué fue que no ocurrió lo que él predijo”, a lo que agrego que los únicos que pueden predecir los resultados son los votos de los ciudadanos.

Efectos de los spots: diversos estudios han respondido a la pregunta ¿cómo afecta la exposición de spots la participación electoral? en un contexto donde debido a la reforma política actual aumentó en la votación de 2009, cinco veces el número de anuncios de las autoridades electorales y partidos durante los procesos de esta naturaleza.[1] La pregunta previa que pone en perspectiva el análisis es ¿qué influye en la participación electoral? Destaca que del cien por ciento, sólo la exposición de spots contribuye en 14 puntos porcentuales; otras variables son las sociodemográficas (desempleo, ingreso económico, sexo y edad), actitudes políticas y opinión sobre instituciones, competencia electoral y alternancia, variantes meteorológicas, casillas no instaladas.

¿Qué modelo necesitamos? Tendríamos que pensar en un modelo de comunicación política más multifactorial, que reconozca los problemas de nuestras culturas políticas. Sin embargo, y mientras contamos con un mejor prototipo, que alguien les avise, por favor, a los políticos en campaña que el uso de spots es un elemento más de una campaña política que en primer lugar debe cuidar que el mensaje que se está transmitiendo sea congruente con la estrategia. El melodrama entendido como una narración o suceso en que abundan las historias de la vida cotidiana con emociones son las características que debe poseer un spot para que sea recordado. Tenemos que tratar a los electores como personas inteligentes que saben decidir y pensar, y no como masa manipulable e idiota.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top