Off The Record

Buenos días ¡señor Sol!

Alejandra Barrales

Tras el acuerdo entre corrientes, hay un planchón a los chuchos y la candidatura de Mancera

 

Algo raro sucede en el Antiguo Palacio del Ayuntamiento, que después de varias contingencias (y no ambientales) por fin se le ha visto al jefe de Gobierno contento y hasta bailando el famoso Noa-Noa de “Juan Gabriel”.

Los colaboradores más cercanos del “doctor” dicen que su éxtasis llegó al grado que apenas amanece y comience a cantar “todas las mañanas que entra por mi ventana el señor Sol, doy gracias a Dios por otro día más”.

Y es que con el nombramiento de Alejandra Barrales como presidenta del partido del sol azteca –el sábado pasado–, Macera ahora sí es el virtual candidato del PRD a la presidencia de la República.

Nos cuentan Off The Record, que para ello se hizo una operación quirúrgica que consistió en planchar a “los chuchos”, con un bloque encabezado por Héctor Serrano a cambio de la Secretaría de Educación capitalina, pero como premio de consolación (lo cuál ya les habíamos anticipado ¡eh!)

Por ello a Jesús Ortega y Zambrano sólo les quedó contestar con otra canción del Juanga: “se parecen tanto a mi, que no pueden engañarme; nada ganan con mentir, mejor digan la verdad; se que me van a abandonar y se muy bien por quien lo hacen…” ¡plop!

Así que si en la contienda electoral ven a “los chuchos” operando para otro partido o en una campaña de brazos caídos sabrán que es por su nuevo lema: “yo jamás sufrí, yo jamás lloré, yo era muy feliz, yo vivía muy bien… hasta que te conocí…”

Entre las tribus, aseguran que el pecado de los chuchos no es el bando que eligieron sino el negarse a compartir el poder con otras corrientes e indigestarse… moraleja:  “Pero que necesidad”.

Con V de …¿Venadero?

Eduardo Venadero

Que el que sí se puso a chambear en este sexenio es el director del Servicio de Transportes Eléctrico, Eduardo Venadero, quien ya diseñó una estrategia para revolucionar la movilidad de la CDMX.

Y es que además de poner en marcha un proyecto para sustituir el histórico y arcaico Trolebús, fijó las bases para que el transporte privado migre a la generación de autos eléctricos.

El problema, nos cuentan Off The Record, es que se tomó tan enserio la idea de dejar huella, que las 100 estaciones de recarga eléctrica que se están instalando en toda la ciudad llevarán sus iniciales ¡WTF!

O sea que Eduardo Venadero decidió poner a un lado de las siglas de la CDMX  el nombre “EVstation”, en su defensa, dice que es una simple casualidad ya que en realidad significa “Electric Vehicle” …¿cómo lo ven? Salió hábil el muchacho.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Lo más leído

El archivo público

Copyright © 2015 El Big Data.

To Top