NVS
Nutrición

Contribuye nutrigenómica a prevenir enfermedades

Investigadores del Conacyt estudian la variante del genoma ABCA1 que tiende a que los mexicanos sean obesos y desarrollen diabetes tipo II

Aunque los genes son inalterables, y en consecuencia se heredan por padres y abuelos; enfermedades como la diabetes que puede transmitirse genéticamente, puede prevenirse y controlarse con una dieta adecuada; de ahí la importancia de la nutrigenómica, afirmó la investigadora nivel III del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), Nimbe Torres y Torres.

El concepto de nutrición molecular o genómica nutricional, que implica los términos nutrigenómica o nutrigenética, es relativamente moderno, explica la especialista, quien abunda que a diferencia de la nutrición clásica, que considera las calorías que contienen cada alimento, la molecular se preocupa por los nutrientes que se aportan y cómo los asimila cada genoma humano.

“Este concepto empezó como en los 80 y no inició como nutrigenómica sino como nutrición molecular. Me acuerdo que cuando íbamos a los eventos internacionales se llenaban las sesiones; comenzaba a haber un indicio de que los alimentos podrían regular algunos genes. Entonces, ya como en los 90, el doctor José María Ordovás Muñoz, de la Universidad de Tufts en Boston, clarificó lo que era nutrigenómica y nutrigenética”, abundó Torres y Torres.

Doctora en Investigación Biomédica Básica por la UNAM; abunda que la evolución de la nutrición molecular hizo que se dividiera en esas dos áreas, incluso una parte del departamento de investigación es el de Nutriología Molecular; porque todavía no sabía qué era la nutrigenómica.

“Con las definiciones supimos claramente que la nutrigenómica es cómo los nutrimentos pueden regular la expresión de genes de proteínas y de metabolitos, y con la nutrigenómica vamos a conocer perfectamente los mecanismos de acción de los alimentos y de los nutrimento”, puntualiza.

La también investigadora titular del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INCMNSZ), abundó que la otra parte de la nutrición molecular es la nutrigenética, que consiste en cómo está constituido el genoma humano con sus pequeñas variantes, pues recordó que el Acido Desoxirribonucleico (ADN) es aproximadamente de 25 a 30 mil genes; pero hay un mínimo porcentaje con variantes, lo que nos hace ser diferentes a todos.

Los especialistas en esta área del conocimiento han estudiado el genoma de los mexicanos, específicamente la variante ABCA1 que tiende a hacer que seamos obesos y tener bajas concentraciones de colesterol “bueno” y tienen propensión a desarrollar diabetes tipo II.

Esta variante en ese gen hace que los mexicanos tiendan más a ser obesos y a tener más bajas las concentraciones de colesterol HDL —que es el colesterol bueno—, que deberíamos de tener alto; sin embargo, las personas que tienen esa variante tienen el HDL bajo y además son más propensas a desarrollar diabetes tipo II. Esa es la mala noticia. La buena noticia es que hemos visto que son los que mejor responden a los tratamientos dietarios.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top