El 71% de los automóviles que circulan en el país están desprotegidos contra los daños que causan las lluvias, inundaciones y desastres como el registrado este lunes en Santa Fe, al poniente de la Ciudad de México.

La Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) reportó que sólo 29% de los vehículos –o tres de cada 10– están asegurados, lo que les permite solicitar el pago del siniestro u obtener una indemnización por la pérdida total de la unidad.

Destacó que los seguros se vuelven tan relevantes que, aún al contratar una cobertura limitada, puede solicitar una indemnización por daños derivados de inundaciones, hundimientos y huracanes, debido a que tales riesgos están previstos en en la figura de daños materiales del contrato.

¿Qué debo hacer para que la aseguradora me pague?

Para hacer válidos los beneficios y coberturas del seguro de tu automóvil, la AMIS y el ajustador Carlos Zúñiga te recomienda:

 

1.Reporta los daños

Contacta a tu aseguradora a través del servicio de asistencia telefónica, cuyo número está ubicado en tu póliza, o acude a una de sus oficinas; identifícate y reporta el daño que sufriste, la ubicación del siniestro y pide que un ajustador te asista para iniciar el procedimiento que te permita resarcir las afectaciones.

2. Busca tus documentos

Debes presentar al ajustador tu licencia de manejo, la póliza vigente o el número de la misma. Si no cuentas dicho documento o te sabes de memoria los datos, deberás comunicarte con la aseguradora de nueva cuenta o solicitar al ajustador que te apoye para averiguar y obtener la información necesaria.

3. Si estabas de visita o de vacaciones y fuiste afectado… 

Sigue el procedimiento anterior y pregunta a la aseguradora qué derechos o beneficios complementarios tienes: pago de transporte hasta tu lugar de origen, hospedaje, hospitalización y anticipos. En los primeros casos, debes presentar la factura correspondiente para recibir el reembolso correspondiente.

4. Solicita que te paguen o reparen el vehículo

De acuerdo a tu contrato, las coberturas contratadas, suma asegurada y las exclusiones, el ajustador deberá registrar los daños, extenderte una orden de ingreso a un taller autorizado o centro de evaluación final donde definirán qué afectaciones serán atendidas o si es necesario declarar la pérdida total de la unidad.

Recuerda que, aún cuando hayas contratado una cobertura limitada o básica, todas las unidades están protegidas contra las afectaciones provocadas por las inundaciones, hundimientos y huracanes, a través de la cláusula de daños materiales.

5. Cubre el deducible

Para recibir los beneficios determinados en tu póliza, las empresas solicitan que tu póliza esté vigente y cubras el deducible. En caso de daños materiales, éste último equivale a 5% del valor comercial de la unidad al momento del siniestro y de 10% por pérdida total.

6. Si no tienes un seguro, contrátalo

La mejor póliza cubre los riesgos más importantes que se registran en la zona donde vives: huracanes, inundaciones, sismos, terremotos, accidentes viales, hundimientos, incendios o robos. Antes de contratar, compara las coberturas, costos, beneficios, exclusiones, plazo para resarcir los daños, formas de pago, políticas de cancelación y apoyos adicionales.

7. Denuncia cualquier abuso

Si no estás de acuerdo con el servicio o la respuesta de tu aseguradora,repórtalo a la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), al número telefónico 53 40 09 99 ó 01 800 999 80 80. O bien, solicita apoyo a través de la cuenta deTwitter: @CondusefMX o en FacebooK: Condusefoficial.

LEER NOTA COMPLETA EN PUBLIMETRO