México

Pueblo otomí en pie de lucha contra autopista Toluca-Naucalpan

Foto: Eduardo Suárez

Este proyecto de Grupa Higa intentaba modificar decenas de hectáreas de bosque y vivienda de pueblos otomíes.

Por Eduardo Suárez

Diversas organizaciones y ciudadanos se solidarizan cada fin de semana con el pueblo otomí San Francisco Xochicuautla, enclavado en el municipio mexiquense Lerma, para ayudar al doctor Armando García a reconstruir su casa, que fue demolida el 11 de abril pasado junto con el Campamento de Paz y de la Digna Resistencia.

Desde hace 10 años, estos pobladores resisten los embates de la iniciativa privada que intenta construir la autopista Toluca-Naucalpan, y pese a que el Juez Quinto de Distrito en materia de Amparo Juicios Federales del Estado de México ordenó en el mes de febrero la suspensión definitiva del proyecto de construcción, el hostigamiento de la empresa Autopistas de Vanguardia, perteneciente a Grupo Higa, y policías municipales y estales, persiste.

Esta casa editorial recorrió el pueblo de Xochicuautla y se percató de la demolición de la casa y la destrucción de gran parte del Gran Bosque otomí perteneciente al área natural protegida nombrada por Enrique Peña Nieto “Santuario del Agua y Forestal Subcuenca Tributaria Río San Lorenzo”.

Dicho proyecto carretero privado intentaba modificar decenas de  hectáreas de bosque y vivienda de pueblos otomíes como Xochicuautla, Santa María Atarasquillo, Santa Cruz Ayotuxco, San Lorenzo Huitzizilapan, entre otros, pertenecientes a municipios mexiquenses de Lerma, Toluca, Huixquilucan, lo cual, además, es “inviable” debido a la contaminación y carencias de agua en la Megalópolis.

Durante los trabajos de remoción, el doctor Armando García, explicó en entrevista con El Big Data Mx, que sin previo aviso, la policía estatal sitió su casa el 11 de abril y con maquinaria pesada la derrumbó con todas sus pertenencias personales. Lo único que conservó fue su credencial de elector y una copia de su cédula profesional de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM).

Abundó que las autoridades piensan que cómo un indígena iba a tener una casa como esa: una vivienda de tres pisos de alto con un mirador, construida artesanalmente y evaluada en casi seis millones de pesos.

Lo que no saben, dijo, es que es el patrimonio construido por su esposa y dos hijos, de 17 y 18 años, por más de 10 años.

Después de la agresión, el doctor ha tenido varias mesas técnicas de trabajo con autoridades del Sistema de Autopistas, Aeropuertos, Servicios Conexos y Auxiliares (SAASCAEM), quienes se hicieron responsables de la reparación del daño, pero sin éxito aún. Sólo se les ha apoyado con un gestor para tramitar todos los papeles personales de la familia.

“El director de SAASCAEM, el ingeniero Carlos Fernando Partida Pulido se hizo responsable de este grave error que cometieron y aceptó que varias instancias tomaron la decisión. Me pidieron el evalúo de un perito certificado y ya casi acabamos: hasta ahora llevamos la cuantificación de 5 millones 300 mil pesos, pero nos falta calcular marquesinas, plafones falsos y una serie de trabajos artesanales. Eso elevaría el precio a más de 6 millones de pesos”, explicó.

Mientras una bandera de México ondea y los golpes de martillos resuena, el ex representante comunal de Xochicuautla expresó que el argumento del Gobierno es que ya se les pagó bien por sus tierras, pero aseguró que este proyecto es inviable para la sustentabilidad de la zona y las ciudades de México y Toluca.

“Este proyecto carretero no es una necesidad de desarrollo, es sólo un capricho del empresario Armando Hinojosa Cantú, porque existen dos vías para unir ambas ciudades: Toluca-Naucalpan y México-Toluca. Sólo evidencia la ambición de otro proyecto oculto que tiene el grupo Higa en puerta: la Reserva Santa Fe ,que abarcará 600 hectáreas para construir una zona residencial”, denunció.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Lo más leído

El archivo público

Copyright © 2015 El Big Data.

To Top