México

Pide Papa en Ecatepec, combatir “sociedad de pocos y para pocos”

En uno de los municipios de mayor marginación y ante más de 300 mil feligreses, el sumo pontífice se pronunció en contra de la riqueza, la vanidad y el orgullo

En su tercer día de actividades en México, el papa Francisco centró su homilía en lo que consideró las tres grandes tentaciones que generan injusticia: la acumulación de la riqueza, la vanidad y el orgullo.

Durante su visita a Ecatepec, el municipio más importante del Estado de México y uno de los de mayor marginación e índice de violencia en el país, denunció “una sociedad de pocos y para pocos”.

A diferencia de su visita a la Catedral de la Ciudad de México, el sumo pontífice fue recibido por más de 300 mil feligreses que desde las 9:00 horas de hoy se apostaron el predio conocido como El Caracol.

Como parte de la recepción circuló sobre alfombras artesanales de aserrín y música de orquesta.

Ya en su discurso, el máximo representante de la Iglesia Católica, reprochó que “cuántas veces somos ciegos e inmunes a la falta de reconocimiento de la dignidad propia”.

Al referirse a la riqueza, como una de las grandes tentaciones, sostuvo que con este mal “estamos adueñándonos de lo que ha sido para todos, es tener el pan a base del sudor del otro y hasta de su propia vida; es el pan con sabor a amargura”.

El segundo pecado que denunció es la vanidad, pues de acuerdo con sus palabras, “es la búsqueda exacerbada de los cinco minutos de fama, y que no perdona la fama de los demás, aunque para ello pasen por encima de los demás o haciendo leña del árbol caído”.

La tercera tentación es la del orgullo, “que es ponerse en un plano de superioridad del tipo que fuese, sintiendo que no se comparte la ‘común vida de los mortales’ y que reza todos los días: ‘Gracias Señor porque no me has hecho como ellos’”.

Esas tres tentaciones nos encierran en un circulo de tentación y pecado, añadió, antes de arengar que son traídas “por el demonio con el que no se dialoga”.

Al concluir su mensaje, Francisco dijo que el tiempo de la cuaresma que ya ha iniciado, “es un tiempo especial para recuperar la alegría y la esperanza, alejar la apatía, la desconfianza y a la vez, vestirnos con la dignidad que sólo un verdadero padre o madre sabe darle a sus hijos, las vestimentas que nacen de la ternura y del amor”.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

El archivo público

Copyright © 2015 El Big Data.

To Top