México

Niegan refresqueras que aumentar IEPS disminuya consumo de bebidas

bebidas azucaradas

El Congreso de la Unión discute la viabilidad de aumentarlo a 20%, pero refresqueras patrocinan estudios para probar lo contrario

A pesar de que el consumo de las bebidas azucaradas disminuyó 8% en 2015 y fueron recaudados 39 mil millones de pesos tras la aplicación del Impuesto Especial sobre Producció y Servicios (IEPS), la industria refresquera financia investigaciones para argumentar lo contrario, denunciaron especialistas durante la conferencia sobre el conflicto de interés y la política pública, que se enmarca en la discusión legislativa sobre el aumento del 20% del IEPS recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Los legisladores deberían de tener mucho cuidado en los estudios pagados por la industria refresquera que concluyen que el impuesto no ha tenido efecto, ya que son estudios no publicados en revistas científicas y, especialmente, están financiados por la industria que tiene directamente un interés económico en la materia”, explicó Alejandro Calvillo, de la Alianza por la Salud Alimentaria (ASA).

Karina Sánchez Bazán, del Centro de Investigación en Nutrición y Salud Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), externó que las empresas realizan un cabildeo millonario con los tomadores de decisiones para mostrar su evidencia y en ese sentido de dinero es difícil combatirlos para presentar sus resultados.

Detalló que en México existen 4 estudios que hablan sobre la efectividad del impuesto especial a las bebidas azucaradas: el INSP y la Universidad de Carolina del Norte; El Colegio de México (Colmex), el del Centro de Investigaciones Económicas de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) y otro del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).

De ellos, dijo, sólo el del INSP acepta la efectividad del impuesto para la dismiución del consumo de estas bebidas y no tiene conflicto de interés; el del Colmex fue patrocinado por la Asociación Nacional de Productores de Refrescos y Aguas Carbonatadas y el del ITAM fue apoyada por el Consejo Mexicano de la Industria de Productos de Consumo; el de la UANL no dio a conocer sus fuente que la subvenciona.

Los últimos tres niegan la efectividad del impuesto especial. En ese sentido, Laura Schmidt, investigadora de la Universidad de California en San Francisco, coordinadora del estudio publicado en la revista Journal of the American Medical Association (JAMA): “La industria azucarera y la investigación de la enfermedad coronaria. Un análisis histórico de documentos de la industria”, comentó que el análisis de los documentos internos de la industria del azúcar de 1960 y 1970 muestra como esta industria realizó una estrategia exitosa para cooptar científicos e influir en los políticos determinando la política por más de 50 años.

“Quienes elaboran las políticas públicas, así como los propios legisladores que votan iniciativas como medidas fiscales, deben tener cuidado en distinguir de quien viene la información. Si se trata de evidencia científica libre de conflicto de interés o si se trata de estudios financiados por intereses económico; si lo que se afirma concuerda con la evidencia científica de otros expertos reconocidos por su integridad científica”, declaró.

Datos duros

Recientemente la revista American Journal Of Preventive Medicine publicó un estudio donde evidenció que 96 dependencias de salud fueron patrocinadas por Coca Cola y Pepsi Co, de 2011 a 2015. Asimismo la OMS recomendó gravar en un 20% a las bebidas azucaradas, tras su impacto positivo en el consumo de estas bebidas que repercuten en la salud pública provocando obesidad, diabetes y enfermedades del corazón.

En ese contexto, la revista The BMJ publicó los beneficios que en dos años tuvo la implementación del IEPS, donde destacan que la Secretaría de Hacienda y Créedito Público (SHCP) logró recaudar 39 mil millones de pesos y se logró disminuir el consumo de las bebidas azucaradas hasta en un 12% a finales de 2014.

En ese sentido la Escuela de Salud Pública de Universidad de Johns Hopkins mostró que el consumo pér capita de bebidas carbonatadas ha disminuido al pasar de 136.3 litros en 2010 a 132.9 litros en 2015.

En ese contexto y en relación a la discusión que se realiza en el Congreso de la Unión, sugirieron a los legisladores seguir las recomendaciones de la OMS y de los expertos en salud pública de fortalecer el impuesto a las bebidas azucaradas incrementándolo a 2 pesos por litro, señalando que este impuesto se potencializaría si parte de los recursos se destinan a la prevención.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Lo más leído

El archivo público

Copyright © 2015 El Big Data.

To Top