México

Narcotours: Viajes a sitios emblemáticos del crimen

Foto: El Financiero

Destinos ligados a la muerte, al riesgo, lo macabro e incluso al narcotráfico forman parte del catálogo de actividades turísticas en México.

Destinos ligados a la muerte, al riesgo, lo macabro e incluso al narcotráfico forman parte del catálogo de actividades turísticas en México.

Esta actividades van desde el Día de Muertos en el Lago de Pátzcuaro, hasta narcotours por la Torre Miramar, en Mazatlán, Sinaloa, donde fue capturado Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, en 2014; la capilla de Jesús Malverde en Culiacán, Sinaloa; o el Panteón Jardines del Humaya, el cementerio de los narcos.

Tal vez uno de los modelos de turismo oscuro que más destaca es la experiencia de ser migrante, que se practica en Ixmiquilpan, Hidalgo, en la localidad El Alberto, donde se oferta una “caminata nocturna”, donde los paseantes simulan ser ilegales y pretenden llegar a Estados Unidos.

Los habitantes se caracterizan como “polleros” e integrantes de la migra.

El terreno es agreste, el viaje incómodo, y a lo largo del recorrido los visitantes se encuentran con cholos que los quieren asaltar, narcotraficantes y la migra. El lenguaje y el trato son fuertes, y la situación puede durar dos horas, o toda la noche.

Dentro del amplio catálogo del turismo oscuro también están los “zapatours”, una alternativa que gira alrededor del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), que se enfocó en primer lugar a la venta de artesanías, pero ahora los zapatistas reciben a los turistas para dar información.

En la Ciudad de México, hay paseos por la Plaza de las Tres Culturas, en Tlatelolco, que resulta atractiva por los sucesos del 2 de octubre de 1968.

También en la capital del país se ha dado el caso de los tepitours, donde además de mostrar al visitante algunas cuestiones del comercio informal, los habitantes del barrio bravo de Tepito exponen parte de su cultura urbana y buscan reivindicar su espacio, muchas veces considerado riesgoso.

Ahí también se puede visitar el templo de la Santa Muerte, o los espacios por los que es considerado la cuna del box en México.

De acuerdo con Álvaro López, del Instituto de Geografía de la UNAM, no hay claridad desde cuándo inició esta modalidad, pero lo cierto es que cada vez crece más el interés por conocer sitios con estas características.

“Es una actividad económica lícita y mucha gente local la promueve como un modo de sobrevivencia, y la justifica con el argumento de que se busca que la población conozca estos espacios para que no se vuelvan a repetir historias de guerra o muerte”.

El investigador trabaja en un proyecto que consiste en analizar diversas expresiones de turismo oscuro en México para generar conocimiento que contribuya a eliminar los temores que tenemos ante el hecho de conocer nuestras realidades y manifestaciones sociales.

“Al ofrecerse esta opción también se quitan ataduras sociales. Actualmente hay mayor apertura y permisividad, las personas ya no se sienten avergonzadas de visitar espacios antes impensables porque ahí otros habían sufrido riesgo, dolor, tortura o muerte”.

LEER NOTA COMPLETA EN PUBLIMETRO

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Lo más leído

El archivo público

Copyright © 2015 El Big Data.

To Top