NVS
México

La importancia de invertir en el capital humano

En medio de la crisis por el alza a los precios de la gasolina un economista propone invertir en la preparación de la gente.

Por Iván Iglesias

 

Luego del descontento y protestas que ha generado el denominado gasolinazo y las medidas impuestas por el Gobierno federal en materia energética, así como de la negación por parte de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) de firmar el Acuerdo para el Fortalecimiento de la Economía Familiar impulsado por el presidente Enrique Peña Nieto, se impone el voltear hacia otras latitudes para buscar la brújula.

El análisis no es sencillo, pero para el economista Branko Milanovic  de City University of New York y Luxemburgo Income Study Center, la globalización es una postura económica que tiene más contras que pros, pues genera descontento y acciones masivas que llegan, incluso, a perfilar medidas políticas tan radicales como el votar por el Brexit o Donald Trump; es decir, generan votantes enojados (Angry voters), cosa que ya se observa en México.

¿Cuál es la solución? Milanovic apuesta por la inversión en el capital humano y algo más extremo: otorgar un capital a todos los ciudadanos al cumplir la mayoría de edad.

Luego de su participación en la comida-conversación organizada por el medio español Agenda Pública, el economista Branko Milanovic habló sobre desigualdad social y globalización, ambos temas que ocupan la parte central de su blog Global Inequality.

Milanovic afirmó que la desigual distribución de los frutos de la globalización entre los distintos grupos de la población mundial ha provocado un descontento social sin el cual fenómenos políticos como el Brexit o la victoria de Trump son difícilmente explicables.

Como dijo el propio Milanovic en una entrevista otorgada al The New Republic –y recabada por el profesor de Filosofía del Derecho de la Universidad Autónoma de Madrid, Borja Barragué–, “¿(hay gente que) piensa realmente que Trump, Brexit, Le Pen, el auge de muchos partidos populistas de derechas en Europa, etcétera no tiene nada que ver con la economía? ¿Que de repente todos estos nacionalistas y nativistas excéntricos se han unido gracias a los medios de comunicación para derribar el orden establecido?”. El economista serbio-americano llama a esto “política del enojo” (Politics of Rage).

De acuerdo con la plática sostenida el Café Gijón (Madrid, España), se vislumbra a esta “política del enojo” como un reflejo nítido del Trilema político económico de Rodrik (Dani Rodrik, profesor de la Universidad de Harvard), de acuerdo con el cual democracia, soberanía nacional e integración económica global son incompatibles: podemos combinar cualesquiera dos de los tres, pero no tener los tres al mismo tiempo. Pero entonces, ¿cómo hacer que los Gobiernos reduzcan el incremento de las desigualdades que tienden a desatar fuerzas que pueden terminar provocando conflictos importantes, como los presentados en los últimos días en nuestro país)?

En este punto, Milanovic mencionó expresamente dos vías. La inversión en capital humano, que reduciría el número de “perdedores” de la globalización porque estarían mejor preparados para competir en la escala global, y algo a lo que se refirió como “give people financial assets”, es decir, otorgar un capital a todos los ciudadanos al cumplir la mayoría de edad (para asegurarnos, por ejemplo, de que nadie se queda fuera de la Universidad no porque tenga escasez de capital humano, sino financiero).

La primera medida aumentaría el capital humano de la gente, la segunda su capital financiero. Y es que según Milanovic, en un contexto en el que la globalización ha limitado significativamente el ámbito de actuación de los Gobiernos en materia de política económica, dirigir la intervención pública no tanto a compensar a los “perdedores” de la globalización sino a dotarles de un capital (humano y financiero) tal que evite que se conviertan en “perdedores”, es una orientación de política económica que merece la pena explorar.

En comparación, la Coparmex, dentro de su contrapropuesta al plan de EPN, propone un plan de trabajo de tres puntos para mitigar el descontento social de los mexicanos: 1) Impulsar la economía familiar y la creación de empleo digno; 2) mejorar las finanzas públicas y promover estabilidad macroeconómica; y 3) promover el Estado de Derecho y el combate real a la corrupción, puntos que tienen cierta resonancia con lo expuesto por Branko Milanovic.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

El archivo público

Copyright © 2015 El Big Data.

To Top