NVS
México

Explosión en Tultepec cimbró la vida de toda la comunidad

Vecinos y locatarios se unieron para rescatar a las víctimas que huían no sólo del fuego, si también de los escombros que volaban tras la detonación.

Manuel es trabajador de una vidriería que se encuentra frente al mercado de pirotecnia de San Pablito, en el municipio de Tultepec. Él se encontraba en su hora de comida al fondo del establecimiento, cuando escuchó una fuerte explosión que lo dejó confuso por algunos instantes.

Al salir para observar qué era lo que sucedía, se percató que el famoso mercado donde “venden los cohetes” se encontraba en llamas. Dio cuenta de que las personas que se encontraban dentro del lugar, corrían para refugiarse de aquel incendio que “nunca se había visto en la historia” del municipio del Estado de México.

Leer más: [VIDEO] Registran explosión en mercado de cohetes de Tultepec

Y es que la explosión de algunos objetos, desencadenó la detonación del resto de la pirotecnia que se encontraba en aproximadamente tres hectáreas que abarcaba dicho lugar donde se comercia este tipo de mercancía.

Posteriormente, Manuel y su compañero de trabajo acudieron al auxilio de cientos de personas que, “con gran desesperación”, salían de las entrañas del fuego. Como ellos, otros se sumaron para apoyar a niños, mujeres, hombres y personas de la tercera edad que salieron heridos de aquella escena.

En un comienzo, la gente corría desesperada para refugiarse de los restos de tabique y concreto que volaron con la detonación, pero al notar la magnitud del desastre, algunas salieron para auxiliar a los lesionados que fueron alcanzados por dichos objetos.

Un oficial de policía que acudió al rescate de posibles víctimas, se cortó la mano con un objeto desconocido; pero el “sentido de humanidad” y la adrenalina del momento, lo hicieron continuar con su labor.

La pirotecnia que explotaba semejaba una imagen de guerra, un evento que muchas personas del lugar “nunca imaginaron ver”, pues aunque en 2006 hubo otro incidente no fue de esa magnitud.

En cuestión de minutos, las pólvora que se quemaba arrasaba con cada uno de los puestos del mercado de San Pablito, mientras que las personas corrían en busca de algún refugio. Algunas otras prefirieron auxiliar a quienes se encontraban en situación de peligro, sin importar que su integridad física fuera dañada.

A pesar de que la situación se encontraba fuera de control y de los riesgos que implicaba, algunos preferían tomar fotografías y videos de la explosión, como si lo ocurrido fuera un espectáculo para el deleite del ojo humano.

Héctor Gavino, quien vendía fruta picada dentro de San Pablito, relató como una señora intentó escapar del humo y de los proyectiles de concreto. La mujer corrió en dirección a la puerta cuatro del mercado “con gran desesperación”, pero antes de llegar fue alcanzada por un tabique que golpeó su cabeza, lo que ocasionó su muerte instantánea.

Los equipos de emergencia se sumaban al rescate de las víctimas junto a la sociedad civil, que en todo momento, estuvieron al pendiente de la situación. Militares, policías estatales, bomberos y personal de Protección Civil local, arriesgaron sus vidas para salvar otras.

Leer más: Víctimas de la explosión de Tultepec

Dicen que después de la tormenta siempre llega la calma, pero para ciertos habitantes no lo fue así, ya que una vez que el fuego fue controlado, se dieron a la tarea de buscar a familiares y amigos que estuvieron dentro de aquel  suceso.

Como Manuel, comerciantes aledaños al tianguis de pirotecnia brindaron refugiaron a varias personas que salieron heridas del desastre. Además atendieron a gente que andaba en búsqueda de alguna de las más de 100 personas extraviadas, de las que todavía se desconoce su paradero.

Uno a uno, las autoridades y equipo de emergencias sacaron los aproximadamente 34 muertos que dejó como saldo la explosión. Los lugareños no podían creer que esta historia se repitiera y con mayor fuerza.

Al día siguiente del siniestro, Tultepec no era el mismo de siempre, pues una parte de su actividad cotidiana desapareció en instantes.

Para algunos lugareños y transeúntes, la ausencia del mercado de pirotecnia es un golpe que la comunidad del municipio “no superará nunca”.

Con un rostro de desolación, los vecinos aledaños a San Pablito vieron como los peritos de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM) levantaban los escombros en búsqueda de alguna víctima mortal, con la incertidumbre de si algún ser querido se encontraba entre los restos del incendio.

Mujeres y hombres acudieron al lugar de los hechos en búsqueda de sus familiares, con la esperanza de tener alguna respuesta sobre su paradero.

Fue el caso de Julissa Silva, que acudió para pedir informes sobre su tío Sergio Marcos Hernández Cortés, quien tras escapar de las llamas, regresó para rescatar a su hija del percance y, sin saber lo que ocurrió, nunca regresó.

Vecinos de Tultepec y Tultitlán, así como profesores de escuelas preparatorias, estudiantes y amas de casa acudieron para brindar apoyo de víveres y material de curación para quienes salieron afectados de la explosión, pues los hospitales a donde fueron llevados los heridos no cuenta con el equipo suficiente para atenderlos.

Además, personas que tienen sus comercios de comida alrededor de los que era el mercado de San Pablito, ofrecieron agua y alimentos a los rescatistas, militares, policías locales y periodistas que se dieron cita en el lugar del suceso.

La sociedad civil ha apoyado incondicionalmente desde el momento de la explosión del mercado de pirotecnia, la cual mostró la solidaridad que caracteriza al mexicano en situaciones de emergencia y necesidad.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top