México

Dios se acerca a padres de hijos “criminalmente” arrebatados: Francisco

Al pronunciar una homilía en la Basílica de Guadalupe, el obispo de Roma dijo que Dios se acerca a corazones que sufren por esta causa

Durante la homilía que pronunció como parte de la misa que ofició este sábado en la Basílica de Guadalupe, el  papa Francisco se refirió a las desapariciones forzadas, a las familias desintegradas por la migración o porque los hijos son arrebatados “criminalmente”. Sin mencionar ningún caso en específico, dijo que Dios se acerca a estas familias.

“En ese amanecer, Dios se acercó y se acerca al corazón sufriente pero resistente de tantas madres, padres, abuelos que han visto partir, perder o incluso arrebatarles criminalmente a sus hijos”, apuntó.

El sumo pontífice utilizó como marco referencial a María de Guadalupe, patrona del santuario donde ofició esta misa. Recordó pasajes del evangelio respecto a la madre de Jesús.

“María, la mujer del sí, también quiso visitar a los habitantes de estas tierras de América en la persona del indio San Juan Diego. Y así como se movió por los caminos de Judea y Galilea, de la misma manera caminó al Tepeyac, con sus ropas, usando su lengua, para servir a esta gran nación”.

Explicó que un amanecer de diciembre de 1531 se producía el primer milagro que luego sería memoria viva de todo lo que este Santuario custodia, se hizo presente al indio Juan Diego, se sigue haciendo presente a todos aquellos que como el “pequeño Juanito” sienten que no valen nada.

“Dios despertó la esperanza de su hijo Juan, la esperanza de un Pueblo. En ese amanecer Dios despertó y despierta la esperanza de los pequeños, de los sufrientes, de los desplazados y descartados, de todos aquellos que sienten que no tienen un lugar digno en estas tierras

El Santuario de Dios, dijo, es la vida de sus hijos, de todos y en todas sus condiciones, especialmente de los jóvenes sin futuro expuestos a un sinfín de situaciones dolorosas, riesgosas, y la de los ancianos sin reconocimiento, olvidados en tantos rincones.

“Al venir a este Santuario nos puede pasar lo mismo que le pasó a Juan Diego. Mirar a la Madre desde nuestros dolores, miedos, desesperaciones, tristezas y decirle: Madre, «¿Qué puedo aportar yo si no soy un letrado?». Miramos a la madre con ojos que dicen: son tantas las situaciones que nos quitan la fuerza, que hacen sentir que no hay espacio para la esperanza, para el cambio, para la transformación”.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El archivo público

Copyright © 2015 El Big Data.

To Top