Los pasos presidenciables de Mancera

10 agosto 2015 9:00 pm

Pese a la debacle del PRD y sana “distancia” que el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, quiere mantener con ese partido, el Mandatario pretende diseñar su plataforma rumbo al 2018 con ayuda del sol azteca.

Nos cuentan, Off The Record, que a finales de la semana pasada hubo una reunión en el Antiguo Palacio del Ayuntamiento con algunos de los diputados electos federales del PRD, que tomarán protesta en San Lázaro el 1 de septiembre próximo.

Aunque el encuentro fue “de acercamiento”, el Mandatario les pidió organizar una agenda de trabajo en donde la prioridad sea, otra vez impulsar el aumento al salario mínimo y la Constitución Política de la Ciudad de México, temas que Mancera aspira usar como as bajo la manga para su candidatura.

Entre los asistentes estuvieron Carlos Hernández Mirón, Cristina García Bravo, Arturo Santana, Jesús Valencia, Leticia Carrera y Alberto Martínez Urincho.

Cuentan que los diputados electos se mostraron más que dispuestos, sobre todo, ahora que hay cambios y posibilidades en el Gabinete capitalino.

Pero quien de plano dejó salir el cobre, fue el muchacho de Víctor Hugo Lobo –Martínez Urincho— que ante todos pidió la intervención de Mancera en el Tribunal Electoral del DF para evitar que se abran paquetes de la elección de jefe delegacional en Gustavo A. Madero.

El momento no pudo ser más inoportuno pues entre los asistentes generó pena ajena la bajeza de ciertos perredistas.

Verificador incumplido

Y donde las cosa está que arde es en el flamante Instituto de Verificación Administrativa (Invea) después de que esta Casa Editorial reveló que el edificio donde despachan no cumplía con el uso de suelo, materia que se encargan de revisar.

La molestia fue tal, que el mismo Meyer Klip, titular del Invea, comenzó a tratar de defenderse vía Twitter, y a través de su director de Comunicación Social, Fernando Valdéz, junto con un pequeño grupo de bots, que además de negar las versiones periodísticas se dedicaron a insultar a vecinos y medios de comunicación.

Que alguien les diga que ¡el que nada debe, nada teme!

Comentarios