Lesbianas y bisexuales usan pocos métodos de protección contra ITS: Estudio

lesbianas, big data, el big data mx, lesbianas, gay data

15 febrero 2016 1:13 pm

Más de 90% de mujeres lesbianas o bisexuales no utilizan métodos para prevenir Infecciones de Transmisión Sexual (ITS), reveló el Diagnóstico Situacional de Personas LGBTIQ de México 2015, realizado por la Universidad Autónoma Metropolitana, el cual se aplicó a seis mil 596 personas.

De estas mujeres, 552 se identificaron como lesbianas y 187 que se identificaron como bisexuales, más de 90% llevan a cabo prácticas sexuales como la estimulación de genitales externos y dentro de la vagina, y alrededor de un 22% lo hacen de forma anal.

Uno de los resultados más alarmantes, calificaron investigadores, es que las mujeres lesbianas y bisexuales no usan métodos de protección contra Infecciones de Transmisión Sexual (ITS), al menos no de forma habitual.

El 79.71% de lesbianas y 81.28% de mujeres bisexuales no usan protección.

Los responsables del estudio creen que esto se debe en buena parte a la invisibilización de las dinámicas sexuales de mujeres lesbianas y bisexuales, y en que las campañas contra del VIH se dirigen más a la población de varones gays.

Por ejemplo, ¿cuántas veces hemos escuchado a alguien hablar del “dique dental” para dar o recibir sexo oral, o del uso de dedales o guantes especiales en el sexo entre mujeres?

El diagnóstico señala que si bien el riesgo de transmisión de ITS entre mujeres es reducido, existe y por ello debe prevenirse. Las prácticas sexuales sin protección cuando una de ellas o ambas se encuentran menstruando son el “foco rojo”, pues en este y otros fluidos se puede transmitir el VIH (en muy menor grado según cifras del Censida) y otras ITS.

De entre las pocas lesbianas y bisexuales que sí se protegen, los métodos más usados son el condón masculino y los guantes. El condón femenino es usado apenas por el 1.99% de lesbianas y 2.14% de bisexuales, mientras que el dique dental es usado por el 1.63% y el 2.67% respectivamente.

Existen, sin embargo, voces contra la cuantificación de las mujeres atendiendo a su orientación sexual, argumentan que un buen diseño de políticas públicas, incluso en materia de salud, no requiere la etiquetación de las mujeres como lesbianas, bisexuales o heterosexuales.

LEER MÁS: Cuantificar a las lesbianas, un arma de doble filo

En entrevista con El Big Data Mx, Juan Carlos Méndoza, uno de los responsables del diagnóstico, respondió que aunque existe una discusión histórica entre las virtudes o limitantes que implica la utilización de una metodología cuantitativa o una metodología cualitativa, se debería apostar por la ‘sana convivencia’ de ambas.

“Tomar en cuenta dos paradigmas diferentes, no conlleva necesariamente a una exclusión entre ellos, por lo tanto no hay un método mejor que otro, sino que los buenos resultados del método estarán determinados por su concordancia con el objetivo que se pretenda lograr con la investigación”, explicó.

Para el investigador y profesor de la UAM, estudiar los detalles de cada sector de la población es fundamental si se quiere responder eficazmente a la atención de sus necesidades.

Para consultar los resultados principales del Diagnóstico Situacional de Personas LGBTIQ de México 2015, realizado por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) y asociaciones civiles, consulta la siguiente liga: LGBTIQ

 

Comentarios