Justicia

Sugiere GIEI investigar línea del narco en caso Iguala

Ayotzinapa

A punto de cumplir su mandato integrantes del GIEI consideran que será la ciudadanía organizada quien exija que se esclarezca el caso.

Las investigaciones por el caso Ayotzinapa apenas comienzan, dijo Ángela Buitrago Integrante del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH), el cual cumplirá su mandato el próximo 30 de abril.

A punto de dejar México, la especialista aseguró que es a la sociedad mexicana a la que le compete exigir que se concluyan con las investigaciones sobre el paradero de los 43 normalistas desaparecidos, pues han dado muestras de solidaridad e indignación ante hechos tan lamentables.

“Si quieren, si son sinceros en el sentido de la manifestación de encontrar la vedad ésta es una investigación que apenas comienza, lo quiero decir categóricamente porque cuando tenemos niveles de oscuridad o opacidad que no hemos logrado resolver el tema es muy complejo pero sobre todo cuando se ha querido en determinados momentos regresar a eventos que ya la ciencia y las pruebas han decantado”, dijo la especialista.

Como parte del  Seminario Violencia y Paz organizado por el Colegio de México, otra de las integrantes del GIEI, Claudia Paz y Paz explicó que cuando ellos llegaron, para el Estado mexicano, el caso de los jóvenes desaparecidos estaba prácticamente cerrado, y sus trabajo ayudo a generar otras líneas de investigación.

Entre las hipótesis planteadas por el GIEI, se encuentra la del narcotráfico, pues la zona donde se registraron los hechos entre el 26 y 27 de septiembre del 2014 es reconocida por las autoridades estatales y federales por la siembra y cosecha de amapola, para después procesarla y obtener heroína, la cual es llevada a los Estados Unidos.

Además que el caso Ayotzinapa se debe de convertir en una investigación transnacional, pues Estados Unidos cuenta con mucha información sobre la ruta del tráfico de drogas rumbo  a su país, como figura en una investigación abierta sobre al trasiego de drogas a través de autobuses foráneos.

En marzo cuando llegamos al país encontramos una investigación que estaba prácticamente cerrada, se había dicho esta es la teoría del caso, esto averiguamos, aún hay personas que aún faltan por detener, estos son los hechos, esto consignamos, y frente a esa investigación prácticamente cerrada habla una relación difícil de más víctimas y las autoridades”, dijo Paz y Paz.

A nueve días de que concluya su trabajo como coadyuvantes en las pesquisas, Ángela Buitrago no descartó que el caso pueda llegar ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos como sucedió con el tema de Rosendo Radilla, y las desapariciones forzadas, pues ha habido renuencia por parte del Estado de agotar las investigaciones.

“Un tribunal  internacional tiene competencia complementaria en tanto  la justicia interna no funcione, mientras ésta no genere una investigación seria, en tanto la justicia interna no sancione a todos los responsables. Si estos elementos se siguen manteniendo pues obviamente la justicia internacional, tendrá el papel de interviniente”, apuntó.

Dijo que la línea de investigación que sugirió la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) sobre la participación de elementos de la Policía Federal, y que a los jóvenes los llevaron al poblado de Huixuco no es nueva, pues el GIEI ya la había planteado en su primer informe. 

Asimismo, explicó que el principal obstáculo que tuvo para hacer su trabajo fue la “ambigüedad” sobre  la palabra coadyuvancia, pues tal parece que no significaba lo mismo para los integrantes de órganos independientes y las autoridades que los contrataron.

“No creo que sea en tres meses o seis meses, pero sí creo que la sociedad mexicana, lo he dicho y lo sostengo, tiene una gran virtud que la extraño yo en mi país, que todavía se conmueve y se asombran frente a estos hechos, es la sociedad Mexicana a la que le compete seguir pidiendo que efectivamente se investigue estos hechos, porque no sólo son 43, es un país”, aseguró.

Reconoció que hay algunos funcionarios en México que verdaderamente quieren llegar al fondo del asunto, y serán  ellos quienes podrían ser pieza clave en la investigación.

“La convicción de algunos funcionarios, porque México goza de tener buenos funcionario, genera para mí la seguridad de que esas personas que han tenido que combatir con lo que combatimos nosotros todos los días, pueden ser las personas que tengan en sus manos el futuro de esta investigación, los demás allá con sus conciencias”, dijo.

Por su parte, la investigadora y ex diplomática mexicana, Olga  Pellicer reconoció que el GIEI vino a sembrar la duda sobre la verdad histórica de las autoridades, y con ellos evitar que el caso fuera cerrado como se pretendía.

Apuntó que se debe ahondar en tres puntos coyunturales en la investigación: el fuego en el basurero de Cocula; la intervención de elementos del Ejército Mexicano en el caso, y la hipótesis del quinto autobús y el tráfico de droga a Estados Unidos.

El domingo próximo integrantes del GIEI arán a conocer su informe final y se prevé que uno de los temas claves será la intervención de elementos del Ejército Mexicano pertenecientes al 27 batallón.

 

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Lo más leído

El archivo público

Copyright © 2015 El Big Data.

To Top