Justicia

Se retrasa autonomía legal de Ricardo Adair

Hace dos años y dos meses obtuvo un amparo para sacudirse la tutela legal, pero no ha visto beneficio alguno pues el juez del TSJDF sigue solicitando estudios periciales.

El pasado cuatro de diciembre, Ricardo Adair Coronel Robles, joven de 27 años que busca liberarse del estado de interdicción, se presentó a una audiencia trascendental de su juicio, pero el juez 35 de lo Familiar del Tribunal Superior de Justicia capitalino, ordenó otros estudios especializados en materia de psiquiatría.

Su abogada, Ana Cristina Pérez lamentó las nuevas exigencias del juzgador, pues tenían confianza en que se diera una fecha para dictar sentencia y en lugar de eso ordenó nuevos estudios bajo los criterios tradicionales para prejuzgar a los integrantes de los grupos vulnerables.

Prácticamente durante todo este año (2015) estamos empantanados en el proceso, pues tratar de apartarse del modelo médico tradicional ha sido muy complicado. La audiencia pasada era de reconocimiento médico, y no salimos de ahí, que se necesita que se le practiquen ciertos estudios y pruebas a Ricardo, pues tanto el juez como la secretaria de acuerdos consideraron que son fundamentales para dictar la sentencia”, dijo.

Agregó que por desgracia y contrario a lo que esperaban, durante la diligencia no pasó nada trascendental para destrabar el juicio de Ricardo, y por el contrario se solicitaron más exámenes antes de proceder a realizar el análisis clínico de Coronel Robles.

No pasó nada relevante, seguimos exactamente en lo mismo y estamos en espera de que nos digan que va a seguir en torno a esto, porque no se le practicó el reconocimiento médico. Hasta donde nosotros sabemos, mientras  no se haga este reconociendo no se podrá dictar sentencia”, dijo la abogada.

En octubre del 2013, Coronel Robles obtuvo una victoria pírrica luego que la Suprema Corte de Justicia de la Nación  le otorgó un amparo para que el juez de lo familiar le otorgara su independencia, pues legalmente necesita de un tutor por  padecer el síndrome de Asperger; sin embargo, a más de dos años no ha logrado la autonomía para decidir sobre su propia vida.

El joven de 27 años sigue esperando a que el Juez 35 de lo Familiar del Tribunal Superior de Justicia del DF, Fernando Bárcenas Vázquez cumpla  con la determinación del Máximo Tribunal para liberarse del estado de interdicción, pero sigue pidiendo dictámenes en materia de medicina, psiquiatría y psicología, que pretenden encuadrarlos en los términos legales.

El caso de Ricardo Adair fue referente a nivel internacional como una muestra de la supuesta modernidad de México en materia de la defensa de los derechos humanos y el reconocimiento de los grupos minoritarios.

En el 2014, el Gobierno de México llevó  ante la Organización de las  Naciones Unidas (ONU) el caso de Ricardo y lo puso como ejemplo de la impartición de justicia a favor de los grupos vulnerables, inclusive, el joven  dio un mensaje ante el Comité de la ONU en Ginebra Suiza, sobre su proceso judicial al buscar su autonomía a través de juicios legales que , hasta el momento, suman más de cuatro años.

Inclusiva, hace un mes la SCJN envió una notificación al Poder Judicial capitalino para que informe sobre el avance del juicio de Adair, pues lleva más de dos años y aún no se ha emitido un veredicto como lo ordenó el Máximo Tribunal.

Al respecto, Leticia  Robles, madre de Ricardo,  informó que para el 4 de diciembre deberían de entregar  estudios en materia de psicología y medicina legal que solicitó el juez, y tenían fuertes esperanzas que para los primeros meses del año entrante se estuviera emitiendo la sentencia.

Reconoció que a partir de que la SCJN otorgó el amparo a su hijo han tenido que abrir el camino y sentar precedentes  legales y criterios judiciales para que se pueda decidir sobre otros casos similares que lleguen a los jueces no sólo del DF, sino de otras partes del país.

Y es que la dificultad durante estos dos años ha sido buscar y legitimar legalmente los peritajes médico-psiquiátricos tal y como el juez  35 lo exige, pues se siguen aplicando los criterios tradicionales  que no están de acuerdo con la novedad del criterio de la SCJN, dijo Leticia Coronel.

Aunque reconoció que Ricardo sólo requiere de una orientación, como cualquier otro joven sobre los riesgos y las precauciones que debe seguir en algunas actividades, como pueden ser algunos trámites bancarios o  administrativos.

El estado de interdicción, es cuando una persona es declarada judicialmente como incapaz por carecer de aptitudes generales para gobernarse, cuidarse, y administrar sus bienes, por lo que debe ser sometido a la guarda de un tutor.

Otro Caso

Tomás Sánchez Barrón, tiene 52 años y busca que el Estado Mexicano le reconozca la autonomía para decidir sobre su herencia, pensiones y bienes materiales, pero sobre todo elegir con quién quiere vivir,  a pesar del diagnóstico de retraso mental.

El caso de Tomás llegó ante la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, quien atrajo su amparo para el respectivo estudio y se prevé que emulando los criterios del caso de Coronel Robles, también se ampare al hombre diagnosticado con un ligero retraso mental, por ser declarado en estado de interdicción hace 21 años.

El asunto derivó cuando los padres de Tomás murieron, y él quedó bajo la custodia de una sobrina con la cual vive, pero según denunció su abogado, Andrés Aguinaco Gómez Mont, es sometido a maltratos físicos y emocionales por parte de su tutora, además de que lo mantienen  hacinado  en un lugar insalubre sin los servicios básicos.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

El archivo público

Copyright © 2015 El Big Data.

To Top