Podrá Elías Azar tomar protesta como presidente del TSJDF; pero amparo sigue vigente

4 diciembre 2015 7:23 pm

Bajo el argumento que impedir la toma de protesta de Edgar Elías Azar generaría un perjuicio social por tratarse de un cargo de primer nivel para el DF y sus habitantes, un juez federal negó la suspensión definitiva a Petra Quezada Guzmán, magistrada que se opone al nombramiento como presidente del funcionario.

Aunque el juicio sigue vigente, y mientras no se resuelva de fondo el amparo, y en caso de que al final el juez, contrario a su primera resolución, decide amparar a la magistrada, el proceso de selección del magistrado presidente del TSJDF quedará anulado.

Asimismo, la magistrada Petra Quezada puede impugnar la negativa del juez de garantías, y sólo en caso de que se le otorgara la razón antes del 1 de enero, nuevamente se podría impedir el nombramiento de Edgar Elías, informaron fuentes judiciales.

El martes pasado, el Noveno Tribunal Colegiado en Materia Administrativa en el DF ordenó prolongar la toma de protesta como magistrado presidente de Elías Azar, al validar el  recurso de queja 307/2015 por la  negativa del mismo juez  de amparo de dar entrada a la demanda interpuesta por la magistrada local.

A través de una tarjeta el Consejo de la Judicatura Federal informó que   hasta que se resolviera  de fondo el juicio de amparo  2133/2015 se iba a definir  sí es procedente o no la designación de Elías Azar para un nuevo periodo de gestiones, mientras tanto no podía tomar protesta del caso.

Determinó procedente el conceder la suspensión provisional solicitada para el efecto de que Edgar Elías Azar, Presidente electo del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal (TSJDF), no tomé posesión del cargo el 1° de enero de 2016, sino hasta en tanto, en su caso, se resuelva el fondo del juicio de amparo 2133/2015 y la sentencia fuera adversa a los intereses de la parte quejosa y se determine si la elección es legal”, notificó el  Tribunal Colegiado el martes pasado.

Hoy, Gabriel Regis López, titular del Juzgado Primero de Distrito en Materia Administrativa del Distrito Federal, negó la suspensión definitiva solicitada por la quejosa Quezada Guzmán, en razón de que de concederse para los efectos solicitados se transgredirían normas de orden público e interés social.

Pues de conceder la suspensión se privaría a la colectividad de un beneficio mayor, como es el correcto funcionamiento del cargo que lleva la representación y dirección de uno de los órganos primarios del Distrito Federal, como es su Poder Judicial”, informó el CJF a través de una tarjeta.

En contraste, en la resolución del Tribunal Colegiado también se dijo que no se trastornaría la vida judicial del DF, pues durante el tiempo que durara el juicio, el Pleno de Magistrados podría nombrar un suplente, pues así lo marca la ley interna del órgano.

Además que al negar el amparo verdaderamente  se estaría afectando el interés social, ya que la sociedad está interesada en que los cargos públicos los desempeñen personas que cumplan con todos los requisitos previstos en la ley para desempeñar las funciones encomendadas en el puesto.

Se agrega en la resolución que con la concesión de la suspensión provisional no se contravienen disposiciones de orden público, precisamente porque dicho funcionario será suplido en términos de lo que establece el artículo 73, fracción I, de la Ley Orgánica del TSJDF, es decir, mediante designación especial que hará el Pleno de dicho Tribunal, con lo cual, éste podrá seguir funcionando hasta en tanto se decida si se ajustaron a derecho las bases para la elección de su Presidente, así como el registro de candidatos para dicha contienda, cuestiones que precisamente están vinculadas con el fondo del juicio de garantías”, ordenó el Tribunal Colegiado.

Sin embargo, al regresar el amparo al juez de primera instancia, los criterios que se aplicaron fueron diferentes a los de los tres magistrados que votaron por unanimidad a favor de Petra Quezada.

“… que si bien en la Ley Orgánica del TSJDF se contempla la posibilidad de cubrir las ausencias del Presidente de dicho órgano jurisdiccional, con el magistrado decano, de concederse la suspensión solicitada no existirá continuidad con la planeación y objetivos por los cuales la mayoría de los integrantes del Pleno de dicho tribunal votó, en un ejercicio democrático, y se impediría al elegido ejerza de manera adecuada las funciones que le han sido encomendadas, se obstaculizaría su función como servidor público y la instrumentación de sus políticas públicas y financieras”, argumentó el Juez de amparo en su última resolución.

Inclusive, alega que para que el magistrado decano ocupe un cargo, debería de haber mostrado su interés previo para ostentar dicho cargo,  por el que no mostró interés en contender, tan es así que ni siquiera registró su candidatura.

En este sentido, será hasta que se resuelva de fondo el amparo, cuando se determine la legitimidad de proceso de selección de Elías Azar para su tercer periodo de funciones al frente del Tribunal para el periodo, 2016-2018.

Comentarios