Denuncia GIEI tortura en contra del 80% de detenidos por caso Iguala

giei, informe final, pgr, cocula, tortura, iguala, 43 estudiantes, normalistas, cocula, el big data

24 abril 2016 5:02 pm

Israel Yañez

Por:

Periodista egresado de la UNAM. Profesor del IFP impartiendo la materia de comunicación a nuevos operadores del Sistema Penal Acusatorio

El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) presentó su informe final en el cual denunció que durante las investigaciones de la Procuraduría General de la República (PGR) por caso Ayotzinapa se registraron al menos 17 casos de tortura grave en contra de los detenidos.

Además como parte del informe final, afirmaron que el 80% de las personas presentaban rasgos y lesiones posiblemente de tortura, entre ellos, uno de los presuntos líderes de Guerreros Unidos, Gildardo López Astudillo, “El Cabo Gil.

Después de su  detención, el 16 de septiembre del 2015  y declaraciones ante el Ministerio Público Federal, donde presuntamente reconoció haber ordenado la calcinación de los estudiantes, el procesado se entrevistó dos veces con integrantes del GIEI, ante quienes denunció la tortura a la que fue sometido.

Agregaron que López Astudillo dijo que las autoridades le prometieron que si se auto inculpaba iba a recibir beneficios con respecto a la disminución de su condena, por ello, ensayaron en diversas ocasiones lo que tenía que decir, y si se equivocaba volvían a grabar su testimonio ministerial.

Sin embargo,  el GIEI reconoció que no tiene elementos, ni atribuciones para asegurar que “El Gil” fue sometido a tortura, por ello, es importante que la PGR agote las pesquisas en torno al caso.

“El GIEI entrevistó en la cárcel en dos oportunidades a Gildardo López Astudillo, quien negó todos los hechos referidos en su declaración y denunció que había sufrido torturas…Asimismo dijo que dicha declaración fue ensayada y cada vez que se había equivocado se volvía a grabar”, puntualizaron.

Asimismo, destacan 17 casos más de tortura contra las personas detenidas entre ellos, policías de Cocula e Iguala, algunos de ellos detenidos por elementos del Ejército y Marina, y puestos a disposición del Ministerio Público, que según denunció el GIEI fue donde posiblemente se dieron los abusos.

“El GIEI tuvo conocimiento, a través de la revisión del expediente y un estudio preliminar al Dr. Francisco Etxeberría, experto en investigación de esos casos, de numerosos informes médicos que recogían lesiones físicas en casi 80% de los detenidos”, aseveraron.

Estos 17 casos, dijeron, los inculpados son considerados integrantes de Guerreros Unidos, y relacionados con la versión del basurero de Cocula, así como de un grupo de policías de Cocula y de Iguala detenidos cerca de un mes después de los hechos, se refiere en el texto de 608 cuartillas.

En el informe, señalaron que la PGR, hasta el momento en que se integraban las conclusiones, no tenía avances en las investigaciones por las denuncias hechas por el Grupo en torno a los tratos crueles e inhumanos y tortura.

Otro de los elementos denunciados por el GIEI, es la presencia de Tomás Zerón de Lucio, director de la Agencia de Investigación Criminal de la PGR, el 28 de octubre del 2014, en las inmediaciones del Río San Juan, donde posteriormente fue localizada una bolsa con  restos óseos, presuntamente de los estudiantes que fueron calcinados en el tiradero de Cocula.

Sin embargo, según explicó Carlos Beristaín, integrante del GIEI no hay constancia de dichas actuaciones, ni de las evidencias que se recogieron, según consta en imágenes y videos supuestamente tomados por un medio de comunicación el día que las autoridades acudieron con uno de los detenidos, El Chereje , quien supuestamente explicó cómo sucedieron los hechos.

Asimismo, explicaron que dicho funcionario fue el primero en plantear una quinta hipótesis, que establece que el grupo de los 43 normalistas secuestrados, se dividió en dos, y que unos fueron llevados rumbo al tiradero, y otros al rancho del Víctor Hugo Benítez Palacios alias, “El Tilo ”.

“Al poblado de Tijeritas que está rumbo a Taxco, que es donde tiene un rancho El Tilo, lugar en el que este mismo me ha dicho que a él le gusta hacer las cosas bien que a la gente que agarra los cocina y que se hacen agua, por lo que este pudo haber sido el destino que le dio a los estudiantes que se llevó”, narró López Astudillo.

Otra de las líneas que han quedado pendientes es la del “quinto autobús”, que establece el trasiego de heroína rumbo a los Estados Unidos utilizando las unidades de líneas de autobuses pues en la zona de Guerrero, pues  hay diversos plantíos de amapola en la zona; sin embargo, las autoridades no han querido ahondar en el tema.

Claudia Paz y Paz, integrante el GIEI  denunció que existen pruebas sobre la comunicación telefónica entre elementos de la policía de Cocula e Iguala, con un personaje que los coordinaba y que solo es conocido como “El Caminante” que hasta la fecha no ha sido identificado.

“De acuerdo con el análisis intercomunicacional, al menos seis elementos de la Policía Municipal de Iguala, tuvieron comunicación con un número de teléfono identificado en las agendas como “Caminante”, al menos tres de ellos en horas críticas durante la persecución y detención de los estudiantes”, denunció la especialista. 

 

Comentarios