Indagatorias de PGJDF apuntan a que choque de trenes en Oceanía fue un acto premeditado

19 mayo 2015 12:16 pm

Por:

A pesar de que las autoridades del Metro no se atreven a denunciarlo directamente, una de las líneas de investigación que sigue la Procuraduría General de justicia del Distrito Federal (PGJDF), en relación al choque de dos trenes de la Línea 5, apunta a que el incidente fue premeditado.

Y es que en las grabaciones de audio y video; las bitácoras de incidentes, testimonios en constancias de hechos y reportes internos del Sistema de Transporte Colectivo (STC) del día que se impactaron los dos trenes, contenidos en el dictamen técnico correspondiente, hay diversas inconsistencias que van más allá de simples “errores humanos“.

Los elementos de prueba que contribuirían al peritaje de la Procuraduría General de Justicia del DF pueden ser consultados en el dictamen técnico que el STC subió a su página web.

Ahí están los testimonios de los operadores de los convoyes que chocaron, Rodrigo Pascual Martín y Fernando Israel Rosales Martínez, quienes en sus respectivas declaraciones, tras el incidente, aseguraron que el sistema de comunicación tenía fallas el 4 de mayo, cuando ocurrió el percance.

Sin embargo, el dictamen contiene audios de reportes de varios operadores de esa Línea con el Puesto Central de Control (PCC) –por los eventos de lluvia registrados entre las 16:00 y 18:00 horas–, incluyendo el de Pascual, al momento en que informa de la caída de una “lamina de triplay” a la vías.

En los audios, se escucha también cuando en la estación Oceanía personal técnico de material rodante alerta sobre el alcance entre los dos trenes y pide auxilio, lo cual es atendido por reguladores desde el PCC.
El dictamen –que ya fue enviado a la Procuraduría capitalina para deslindar responsabilidades– incluye, además, las bitácoras de los reguladores de línea que laboraron ese día, donde hay constancia de que el encargado del tablero de la Línea 5 en el turno en que ocurrió el percance, Miguel Sánchez Muñoz, estuvo ausente entre las 16:17 y las 18:05 horas.

La ausencia de Sánchez –según consta en las bitácoras– fue reemplazada por dos reguladores más, uno de los cuales aún no ha sido identificado por las autoridades del Metro.

También están disponibles videos que captan momentos antes, durante y después del choque, y en uno de ellos se observa el movimiento que hizo una cámara controlada desde el PCC para registrar la lámina de madera que reportó Pascual antes del impacto, pero que en las investigaciones en campo no fue localizada.

En esa captura de video –registrada entre las 18:18 y 18:21 horas, mientras en los andenes de Oceanía se brindaba atención a los usuarios afectados–, se aprecia que la hoja de madera delgada quedó bajo las llantas delanteras, y una parte del “triplay” cubre las vías, aún energizadas, justo debajo de la puerta de la cabina.

Otro aspecto que levanta suspicacias de autoridades respecto al origen del accidente, es que el operador del tren 5 –Rosales–que impactó al convoy 4 no cambió el sistema de manejo del convoy de Pilotaje Automático a Manual antes de salir de la estación Terminal Aérea, como lo establecen los protocolos mínimos de operación cuando se registran lluvias en tramos superficiales.

Y por si fuera poco, la bitácora que el Sindicato del Metro filtró en medios la semana pasada –para sostener su argumento de que falló la comunicación– fue fotografiada antes de que quedara asentada en el dictamen técnico, donde aparece con alteraciones, en las que hizo múltiples correcciones Sánchez, el regulador asentado al momento del percance, quien entre 2003 y 2007 se desempeñó como comisionado del sindicato que encabeza Fernando Espino.

Comentarios