G.A.Y. Data

La homofobia como arma política y de violencia

el big data mx, big data, bodas gay, matrimonios gay, matrimonios homosexuales, matrimonios gay, orgullo gay, bodas gay legales, reformas bodas gay, peña nieto gay, contra homofobia,

De acuerdo con especialista esto puede desatar agresiones en contra de la población LGBTTTI.

Por Eduardo Suárez

La reforma constitucional para reconocer los matrimonios igualitarios en todo el país presentada por el presidente Enrique Peña Nieto desató la oposición de agrupaciones religiosas y políticas, que de acuerdo con especialistas podrían incitar al odio o violencia contra la población lésbico, gay, bisexual, travesti, transexual, transgénero e intersexual (LGBTTTI).

Este tema, indican, no debe tomarse a la ligera, pues de acuerdo con el último informe de la Comisión Ciudadana contra los Crímenes de Odio por Homofobia (CCCOH), en los últimos 19 años se registraron más de mil 218 homicidios por homofobia en el país; sin embargo, se calcula que por cada caso reportado hay tres o cuatro más que no se denuncian.

De éstos, 976 fue contra hombres, 226 contra integrantes de la comunidad transgénero y transexuales y 16 contra mujeres.

Según la organización civil Letra S Sida, Cultura y Vida Cotidiana, que realizó la indagación con base en reportes periodísticos, México ocupa el segundo lugar en crímenes por homofobia, después de Brasil.

La asambleísta electa y activista, Lol Kin Castañeda, denunció que líderes religiosos como Carlos Esquivel, Norberto Rivera Carrera, José María de la Torre de Aguascalientes,  Felipe Gallardo de Veracruz, Ramón Castro de Cuernavaca han contribuido con su discursos al clima de violencia. 

Recordó que hace algunas semanas hubo un ataque en un bar gay de Puebla donde perecieron tres personas y 13 más resultaron heridas. Asimismo, mencionó el caso del antro gay de Orlando, Estados Unidos, donde “nos deja saber que los discursos de odio no pueden traducirse en igualdad de derechos humanos”.

Este tema también ya escaló al tema político, ya que tanto el Partido Revolucionario Institucional (PRI) como Acción Nacional (PAN) han sacado raja.

Algunos militantes de este último lo utilizaron en sus discursos políticos previos a las elecciones del 5 de junio pasado, mientras que los priistas escudan en ese único tema su derrota en algunos estados tras los comicios.

El Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) solicitó diversas medidas precautorias para el coordinador panista  en el Congreso del Estado de Morelos, Carlos Alaniz Romero, ya que exhortó a las y los diputados de su partido, así como a integrantes de los 33 municipios del estado, para no votar a favor del matrimonio igualitario.

En un comunicado de prensa, la institución dijo  que el panista considera la unión homosexual como un acto contra la naturaleza misma, además de aseverar que sólo en un matrimonio  heterosexual “es posible formar ciudadanas y ciudadanos con valores cívicos y éticos”.

El Conapred consideró que el lenguaje y los actos discriminatorios impiden la construcción de un país justo, equitativo, diverso y próspero.

Por ello, el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (Copred) lamentó profundamente que se sigan presentando hechos homofóbicos en cualquier parte del mundo.

El renacimiento de un discurso de odio hacia la población LGBTTTI está sustentado en la desesperación de algunos grupos que ante el vigor que cobra la vigencia de los derechos humanos, han visto mermarse la imposición de su modelo de familia, el modelo “tradicional” al que consideran como el único aceptable.

Sin embargo, ese modelo de familia ha invisibilizado, castigado y eliminado la realidad de la diversidad sexual, etiquetándola como lo antinatural, lo perverso y, por tanto, lo que atenta contra “la  familia natural”, señaló la institución.

En ese sentido, Bernardo Barranco, sociólogo de las religiones expuso en entrevista para El Big Data Mx, que es preocupante los discursos de la Iglesia Católica, pues tienden a descalificar a quien piensa diferente y no genera un debate serio sobre el tema.

“La iglesia se ha casado con un concepción de hombre mujer en la familia, cuando ésta ha evolucionado: muchas parejas viven en concubinato y no se casan nunca; hay familias de sólo mujeres y no hay un hombre; hay una mutación muy grande que refleja lo que son las sociedades contemporáneas”

“Por ello tenemos que estar abiertos a los cambios y las iglesias no tienen esta actitud, son muy dogmáticas y asumen un papel de juez moral”, declaró.

Para Barranco esta situación muestra el choque cultural entre concepciones dogmáticas diversas, heredadas de una vieja tradición judío-cristiana que choca con los cambios de las sociedades.

Y afirmó que al contrario del argumento eclesiástico, que si se aceptan estos derechos se pervertirá la sociedad, la legislación de los derechos sexuales es la afirmación de los derechos humanos, ya que ninguna sociedad que ha legislado sobre el tema ha entrado en decadencia ni regresión ética humana. “Son mitos que las iglesias plantean”.

“Las iglesias tienen derecho a debatir aquellos puntos de la agenda que no les parece; el Estado debe garantizar que debatan y expresen sus opiniones, pero también tiene la obligación de defender a las minorías, y darles el carácter jurídico, por ello es importante haya un debate con nivel y propuestas.

Sin embargo, dijo, la Iglesia católica sólo ha tenido  descalificaciones. Norberto Rivera llama a la desobediencia civil, amenaza a los legisladores con la excomunión; los obispos son ofensivos, por ejemplo el cardenal de Guadalajara, cuando se debatió habló de ‘mariquitas’; el obispo de Culiacán, se preguntó si EPN buscará a un “Gavioto” en vez de “Gaviota”.

“Es entrar en un nivel muy pobre de debate y eso hace mucho daño al país, crea la homofobia, pues muchas iglesias tienen esta herencia homofóbica y esto es peligroso en el país”, sentenció.

Por su parte, Jorge Pasalagua, representante de Iglesias Cristianas del país, quien acudió la semana pasada a la Cámara de Diputados a entregar 5 mil firmas para que se les incluya en el debate de esta iniciativa del ejecutivo, afirmó que los cristianos no están de acuerdo con esta propuesta que amenaza el derecho de los niños a una familia de hombre-mujer.

“Los legisladores mexicanos han interpretado que la finalidad del matrimonio no es la procreación, y que por tal motivo las personas del mismo sexo tiene derecho a él. Nosotros creemos que el matrimonio debe ser entre un hombre y una mujer, es la esencia de la humanidad”, indicó.

El reportero cuestionó al religioso,si no están discriminando  a las minorías y al mismo tiempo argumentan la defensa de los derechos humanos. Pasalagua contestó que consideran que el derecho humano más bien está ligado al orden natural de las cosas y así lo dice la teoría del Derecho.

“Disentimos del criterio de la Suprema Corte de que el derecho del matrimonio lo tienen personas del mismo sexo, porque no puede estar a capricho sino en el sentido natural porque es asignado por algo mayor que nosotros mismos”, sentenció.

 

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Lo más leído

El archivo público

Copyright © 2015 El Big Data.

To Top