NVS
G.A.Y. Data

Expulsa El Vaticano a sacerdote que salió del “sagrado clóset”

Krzysztof Charamsa, polaco de 43 años de edad, habló públicamente de su homosexualidad, presentó a su novio y acusó a la Iglesia Católica de difundir la homofobia. Fue expulsado por su temerario acto de liberación.

El polaco Krzysztof Charamsa fue expulsado de El Vaticano tras admitir públicamente su homosexualidad.

“Quiero que la Iglesia y mi comunidad sepan quién soy… un sacerdote homosexual, feliz y orgulloso de la propia identidad. Estoy dispuesto a pagar las consecuencias, pero es el momento de que la Iglesia abra los ojos frente a los gays creyentes y entienda que la solución que propone para ellos, la abstinencia total de la vida de amor, es deshumana”, declaró ante los medios de comunicación.

Con 43 años de edad, era sacerdote desde 2003 y hasta su reciente expulsión fungía como oficial de la Congregación para la Doctrina de la Fe (Antiguo Santo Oficio), secretario adjunto de la Comisión Teológica Internacional del Vaticano y profesor en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, donde vive desde hace 17 años.

Charamsa decidió hablar sobre su homosexualidad en uno momento importante para la Iglesia Católica, la víspera de la inauguración del Sínodo de los Obispos sobre la Familia.

Esto provocó la irá de la jerarquía católica que de inmediato se pronunció por su expulsión de las filas de El Vaticano.

“Monseñor Krzysztof Charamsa no podrá seguir desempeñando las tareas precedentes en la Congregación para la Doctrina de la Fe ni en las universidades pontificias”, informó Federico Lombardi, portavoz de El Vaticano.

Lombardi también criticó el momento elegido por Charamsa para salir del “santo clóset”, dijo que a pesar del respeto que merecen los hechos y circunstancias personales y las reflexiones sobre ellos, la elección de declarar algo tan “clamoroso” en la víspera de la apertura del Sínodo resulta “muy grave y no responsable”, ya que apunta a someter a la asamblea sinodal a una presión mediática injustificada.

Pero parece que el rechazo dotó de más fuerza al prelado, quien tras su expulsión se animó y de una vez presentó ante la prensa a su novio Eduardo, de origen catalán.

“Pido perdón por todos los años durante los que he sufrido en silencio ante la paranoia, la homofobia, el odio y el rechazo a los homosexuales que he vivido en el seno de la Congregación para la Doctrina de la Fe, que es el corazón de la homofobia en la Iglesia. No podemos seguir odiando a las minorías sexuales, porque así odiamos a una parte de la humanidad”, declaró Charamsa animando a otros miembros homosexuales del clero para que salga del clóset.

También admitió que planeó sus anuncios justo antes de que 270 padres sinodales -obispos, cardenales, religiosos y expertos- se sienten a reflexionar sobre los nuevos modelos de familia.

“Quería decir al Sínodo que el amor homosexual es un amor familiar, que tiene necesidad de la familia. Cada persona, también los gays, las lesbianas o los transexuales, lleva en el corazón un deseo de amor y familiaridad. Cada persona tiene derecho al amor y ese amor debe protegido por la sociedad, por las leyes. Pero sobre todo debe ser cuidado por la Iglesia”, abundó.

LEER MÁS: “En lo oscurito”, Papa Francisco se reúne con homosexuales en EU

Finalmente explicó que aunque siempre ha sabido que es homosexual, al principio se negaba a aceptarlo pues en la iglesia le enseñaron que esa orientación sexual no existe y debe ser destruida. Sin embargo fue el estudio, la oración, el diálogo con Dios y la confrontación con la teología, la filosofía y la ciencia, lo que le dio las herramientas para aceptarse a sí mismo.

Charamsa dijo que no encontró en la Biblia ningún pasaje que condene la homosexualidad.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top