G.A.Y. Data

Cuota de género en elecciones, no aplica para gays: Conapred

Ricardo Bucio Mujica, presidente del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), indicó que en el marco legal se establece que la cuota de género es aplicable únicamente para mujeres, discapacitados, indígenas y adultos mayores.

Puntualizó que en estos grupos es mayor la tendencia a ampliar la brecha de desigualdad si no hay mecanismos ventajosos, como la cuota de género, que la reviertan.

Bucio Mujica dijo que en el caso de la población Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans (LGBT) se busca aplicar políticas de inclusión, sin restricciones, pues estas personas están dentro de los primeros grupos mencionados.

Es decir, los LGBT pueden ser mujeres, discapacitados, indígenas y adultos mayores.

Bucio Mujica otorgó una entrevista a El Big Data Mx al finalizar su participación en el conversatorio “Romper el círculo reproductivo de la desigualdad: repensando la masculinidad”, al lado de Marta Lamas, Juan Carlos Ramírez Rodríguez y Lucas Gottzén, en la Biblioteca Vasconcelos. 

El titular del Conapred aprovechó para recordar que durante el proceso electoral no puede darse ningún tipo de discriminación.

No obstante, señaló que debido al nivel cultural de la política actual no se puede evitar que candidatos y partidos expresen su opinión en contra de los derechos de la Comunidad LGBT.

Enfatizo que si se puede reaccionar, denunciando y sancionando socialmente –a través del voto-  a los líderes y organizaciones políticas que decidan emitir mensajes discriminatorios.

Finalmente, recordó que en la Constitución la discriminación de cualquier tipo está prohibida, incluida la homofobia.  

1 Comentario

1 Comment

  1. carlos

    Mayo 10, 2015 at 8:36 am

    Una cuota de género distingue solamente por el género de las personas. En materia electoral, con las últimas reformas, crea un sistema paritario en las candidaturas de los partidos a las cámaras, es decir, los obliga a que presenten el mismo número de candidatos hombres y mujeres. Una cuota de género distingue por el género, una cuota racial distingue por la raza (como en algunas universidades de EE UU, donde el sistema de acción afirmativa permite que en la admisión aumente el porcentaje de estudiantes de raza negra y de otras razas minoritarias). Si se pretendiera crear una cuota similar para beneficiar a la población gay, no se le llamaría cuota de género, sino cuota de orientación sexual. Una cuota así no debería crear un sistema paritario, obviamente, sino que establecería un porcentaje mínimo que se acerque al tamaño de la población gay con respecto a la población general. Pero esto plantea varias dificultades. La primera sería estimar el tamaño de la población gay para establecer la cuota. La segunda es averiguar la orientación sexual de cada candidato, para saber si se está cubriendo la cuota. Ahí hay implicaciones de privacidad y de discriminación. No sería deseable que se cree la percepción de que hay candidatos gays sólo porque la ley lo obligue y no por sus méritos. En todo caso, puesto que en este momento desconocemos la orientación sexual de la mayoría de los diputados y senadores, no sabemos si una cuota es necesaria, ya no digamos deseable.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

El archivo público

Copyright © 2015 El Big Data.

To Top