NVS
G.A.Y. Data

Crece fenomeno Queer… pero dejan de lado derechos de la diversidad

 

En los últimos años el fenómeno Queer ha tomado auge en el DF, se trata de jovenes que no se identifican con ninguna ideologia, creencias religiosas o culturales.

“Lo Queer”, explicó el sociólogo Charlie Dos Veces López, nació como una disidencia primero política, luego del cuerpo y Por último sexualidad contra el estado y sus normas.

En México, dijo, el fenómeno Queer empezó a tener mayor presencia a partir de los años 90s, pero su mejor momento está comenzando tras la labor de ciertos grupos, como los organizadores del Festival Internacional por la Diversidad Sexual (FIDS) dirigido por Salvador Irys, el Bataclan, la Galería Hazme el Milagrito o Discos Matsumura, este último dedicado a la promoción del fenómeno Queer en la música.

No existe ningún censo oficial; sin embargo, tan solo este fin de semana se reunieron mil 500 jóvenes en lo que se denominó  La Fiesta Bomba, evento convocado por redes sociales.

 “Le estamos dando un espacio a este movimiento. Mucha gente está interesada en el fenómeno drag, por ejemplo”, dijo en entrevista a El Big Data Mx Gerard Cortez, uno de los organizadores de la fiesta.

Tras tres meses de preproducción la fiesta contó con la presencia estelar de la ganadora del reality RuPaul’s Drag Race, Raja, y con el debut inesperado como Dj de la ex modelo Carmen Campuzano. Todo se llevó a cabo sin registrar ningún percance o incidente violento.

Según el sociólogo los jóvenes Queer sienten que no hay ningún aspecto de la vida que los hace sufrir y por lo tanto pueden vencer cualquier obstáculo.

“Los activistas (LGBT) no han sabido hablarle a los más jóvenes”, admite Dos Veces López.

Es por ello que muchos de los que asistieron a la Fiesta Bomba no coinciden con los fines de las organizaciones LGBT, ni la lucha por los derechos de la Diversidad Sexual.

Y “si la mitad de los que fueron a la Fiesta Bomba acudieran a manifestarse, votaran con conciencia o denunciaran algún incidente relevante en redes sociales, seguramente se tendrían mayores avances”, indicó.

Esto implica un nuevo reto para el gobierno de una ciudad como lo es la capital de México, que desde hace años se autonombra como “de vanguardia”.

¿Cómo debe responder el Gobierno de la Ciudad de México ante este nuevo fenómeno juvenil?

Básicamente facilitando la apertura de espacios para que esta población se exprese culturalmente, apoyarlos en la realización de eventos y escuchando sus necesidades o denuncias, puntualizó.

El DF tiene una amplia historia en cuanto a fenómenos juveniles. El movimiento estudiantil del 68 tuvo su cuna en la capital; en los años 80s los llamados “Panchitos”, representaron todo un reto de control para el Gobierno de la Ciudad.

Es por ello, señaló Dos Veces López, que el surgimiento del fenómeno Queer merece la atención de las autoridades y de la sociedad que los verá crecer.

En el caso de la Fiesta Bomba, evento masivo más representativo hasta ahora de este movimiento, mostró a una juventud con muchas ganas de “pasarla bien”, alejados de la violencia física y más cercanos a una sana convivencia.

4 Comentarios

4 Comments

  1. Pingback: Bomba o la muerte de lo queer | El Modernísimo

  2. Jose G

    Mayo 13, 2015 at 12:29 am

    Como tiene que reacción el GDF ante qué? No me quedó claro

  3. El Wero Tremendo

    Mayo 14, 2015 at 3:06 pm

    Sólo un par de observaciones:
    1. Lo “queer” se debería considerar más bien como una “anti-identidad” o un “anti-grupo,” se destaca principalmente por la diversidad de formas de ser que pretende incluir, entonces, díficil que se haga una agrupación con intereses y poderes políticos.
    2. Aun suponiendo que la comunidad “queer” lograra consolidar ciertos intereses en común, y luchar por ellos, hay que tomar en cuenta que la juventud (y por qué no, la población) mexicana EN GENERAL está exageradamente desilusionada con el estado de gobierno y de la democracia en su país, entonces, ¿cómo se puede esperar mayor participación de parte de ellos?
    3. No sólo hay que tomar en cuenta la percepción de la democracia aquí en México, sino también su realidad. Y esa realidad es que México no funciona como democracia. La “democracia” mexicana es un mito, tal y como lo es en muchos otros países del mundo incluso los Estados Unidos, país que proyecta la falsa imagen de ser cuna de la democracia moderna. Pero no es así. En México siempre han prevalecido los intereses de los elites y así será por un largo rato. Si la población en general no ha logrado exigir a sus “líderes” (impuestos por trampas electrorales e intervenciones extranjeras), ¿qué nos hace pensar que será así para la comunidad queer? Si hoy en día hay más apertura en el ámbito pólitico para discutir y considerar póliticas pro-LGBTI, es por mero cinicismo de parte de los políticos, pensando que al distraer a cierto segmento de la población con sus discursos falsamente pro-[insertar el sub-grupo que guste], obtendrán más votos, que de todas formas no tienen ningún efecto en el proceso pseudo-democrático.

  4. diego Buffay

    Junio 3, 2015 at 1:45 am

    Leyendo desde Chile esto soló puedo pensar:existiendo tanta gente en México, no habría alguna persona que tuviera mejor capacidad de plasmar en palabras para un público quizás aún más promedio que este artículo (que es decir bastante) para escribir al menos con un poco más de conocimiento o investigación no de Google y copiar pegar. Me impacta a veces, ya cada vez menos, la tribuna que pueden otorgarle los medios digitales a un pseudoactivista si es que eso es parte de lo que eres o auto denominas. Bueno supongo que es la maravilla de la prostituida libertad de expresión en los medios digitales. Que pena leer algo tan pobre habiendo tanto más interesante por ahí y habiendo tanto material disponible para informarse bien y después redactar algo aceptable, no usare brillante porque la generosidad aquí difícilmente sería un valor preciado, sólo pase por el título. Bueno no duró más de tres minutos.
    Como dirían en Argentina: que grasa ché
    O en España: un coñazo

    Pdt: cuando se habla de diversidad sexual es una metáfora que gira en torno a la heterosexualidad, es decir construir o tratar de hacer una categoría que de cuenta de la multiplicidad de sexualidades e identidades, cimentada sobre la base que lo “hetero” es la norma central. Difícil recomendar lectura aquí… En este caso un “reportero” debiera estar a la altura de lo que produce

    Esto era para Twitter con suerte

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top