NVS
G.A.Y. Data

“Corregir” bebés intersexuales es una violación a los derechos humanos

Celeste Orr, especialista en intersexualidad y columnista de The Guardian, el uso de las tecnologías embrionarias y reproductivas para evitar tener un bebé intersexual no es legítimo.

Celeste Orr, especialista en intersexualidad y columnista del diario británico The Guardian, advierte que el uso de las tecnologías embrionarias y reproductivas para evitar tener un bebé intersexual no es legítimo, pues reproduce la falsa ideología de que los intersexuales son personas “imperfectas”, “infelices” y “anormales”.

“Prevenir el nacimiento de personas intersexuales no es una manera ética de cambiar las creencias sociales”, escribió.

Orr estima que cerca de 1.7% de la población mundial tiene algún grado de intersexualidad.

Y es que como dijeron expertos a El Big Data Mx, la sociedad ha perpetuado la idea binaria del ser humano, donde sólo hay lugar para hombres y mujeres, sin ningún tipo de variación.

Al no encajar en estos parámetros binarios, los recién nacidos intersexuales son víctimas de mutilación genital, algo que tanto Orr como los expertos consultados por esta casa editorial, consideran una violación a los derechos humanos de las personas intersexuales.

LEER MÁS: Mutilación genital, una decisión que toman por ti

 

Los intersexuales son personas cuyas características sexuales innatas parecen ser masculinas y femeninas al mismo tiempo, o no del todo masculinas o femeninas, o ni masculinas ni femeninas.

Orr dice que los médicos exageran sobre las consecuencias de no “corregir” a los bebés intersexuales y que de hecho al mutilarlos, compromete su sensibilidad genital y capacidad reproductiva.

A pesar de la intención benevolente que puedan tener los médicos, Orr dice que la diversidad en la existencia humana no puede ser reducida a una simple ecuación.

“Una ecuación no captura la complejidad del ser humano”, sentencia Orr.

Pues entonces estaríamos discriminando a estos seres humanos desde antes de nacer, como ya lo hacen con bebés con síndrome de down, alguna discapacidad, o incluso para elegir bebés con cierto color de ojos, cabello y piel.

La mayor parte de los traumas experimentados por las personas intersexuales proviene de la respuesta social y mediática ante sus cuerpos, no de sus cuerpos en sí.

“En lugar de tratar de reducir toda la vida a una ecuación, invirtiendo nuestro tiempo y recursos en erradicar estos cuerpos, debemos empezar a valorar la variación corporal”, sentenció Orr.

Celeste Orr está haciendo un doctorado en el Instituto de Estudios Feministas y de Género de la Universidad de Ottawa, se especializa en intersexualidad, diversidad corporal, teorías queer y derechos LGBTI (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans, Intersexuales).

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top