NVS
Destacados

El detenido por multihomicidio de la Narvarte acusa a autoridades de torturarlo

El presunto implicado busca conseguir la libertad bajo el argumento de declarar bajo presión

Daniel Pacheco Gutiérrez, el único detenido por el multihomicidio de la Narvarte, presentó una queja ante la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), en la que asegura que fue torturado con la finalidad de aceptar su participación en los hechos.

Esta es la estrategia legal que emprendió el inculpado, durante las dos entrevistas con los representantes de la Primera Visitaduría de la CDHDF dijo que fue detenido el 4 de agosto por varios policías de investigación quienes lo abordaron por la espalda, y lo subieron a un carro particular, color azul, le cubrieron la cabeza con su propia camiseta , y mientras le golpeaban la nuca con la palma de la mano, le decían: “ahora si ya te chingaste”, y “ya te están esperando los colombianos para matarte”.

Narró ante los visitadores que durante el recorrido fue golpeado en las costillas, y diversas partes del cuerpo, hasta que perdió el conocimiento, y que cuando despertó, todavía a bordo del mismo vehículo, tenía sangre en el rostro, por lo que presume que lo siguieron golpeando aún estando inconsciente.

Posteriormente lo ingresaron a una estancia, donde el interrogatorio duro toda la noche, hasta la madrugada del 5 de agosto, donde le preguntaron principalmente el motivo por el cual mató a la mujer colombiana.

Sostiene que ahí expresó que el 30 de julio acudió con el señor Abraham, y uno de sus amigos, a la casa donde ocurrieron los hechos a bordo de un automóvil Megane, color vino, propiedad de su acompañante, ya que ahí se ofrecía sexoservicio, y reconoció que dentro de ese lugar vio a Rubén Espinosa Becerril (el fotoperiodista), aunque no lo conocía, ni sabía quién era.

Dijo que después de tener relaciones, una de las mujeres presentes les gritó, con palabras altisonantes, que si ya habían terminado se fueran de ahí, y que al llegar a la puerta, Abraham lo alcanzó y le entregó una maleta, posteriormente le dijo que lo esperara en la esquina, por eso, se retiró del lugar.

Narró que fue sometido a diversos interrogatorios, que sufrió golpes en las costillas, cabeza y cara, y que lo llevaron a buscar a su amigo Abraham a bordo de un camioneta, y que cuando lo pasaron al médico legista dijo que no tenía nada a pesar que se lamentó de los dolores que sufría, y no le dieron medicamento alguno. Tampoco le ofrecieron alimentos sólidos durante su permanencia ante el MP; sólo recibió agua.

Explicó que el 6 de agosto nuevamente rindió su comparecencia ante el MP, donde le enseñaron diversas fotografías y videos del lugar de los hechos y las personas asesinadas para que les confesara quienes eran y porqué las había matado.

Después imprimieron dicha declaración, pero nunca le dieron la oportunidad de leerla y sólo se la entregaron para que la firmara, sin tener conocimiento de su contenido.

Cabe recordar que fue consignado ante la Juez 25 Penal con sede en el Reclusorio Oriente, Hermelinda Silva Meléndez, quien le tomó la declaración preparatoria el 7 de agosto, por los delitos de feminicidio en agravio de cuatro víctimas; homicidio calificado en contra del periodista Rubén Espinoza y robo agravado en pandilla

Posteriormente, antes de que le fuera dictado el auto de formal prisión la CDHDF inició una queja de oficio, y durante las dos entrevistas que sostuvo con los visitadores del órgano autónomo dijo que fue sometido a tortura para obtener su confesión.

Ahora, como parte de su estrategia de defensa, y ante los visitadores de la Comisión, negó haber participado en los hechos, y que acudió al departamento de la calle de Luz Saviñón, en la colonia Narvarte, porque en dicho lugar se ofrecía sexoservicio.

Al respecto, la presidenta la Comisión de Derechos Humanos del DF, Perla Gómez, dijo en entrevista que a pesar de que se inició de oficio la queja por la presunta tortura, aún no se tiene acreditado este hecho, pues en las dos entrevistas que se le han hecho al implicado, ha incurrido en imprecisiones y contradicciones.

“Al día de hoy no tenemos condiciones para afirmar que haya una situación de tortura. Ha habido contradicciones en las dos entrevistas por parte del propio presunto. Nos hace falta la investigación ya del diagnóstico médico. En el aspecto sicológico, los doctores de la Comisión determinaron que no necesita en este momento este tipo de acercamiento y estaremos muy atentos también en función de los propios dictámenes que estemos determinando”, dijo la ombudsperson.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top