Supera Basílica de Guadalupe al Vaticano en visitas

23 agosto 2016 1:41 pm

Daniel Flores

Por:

Adulador de los actos paradójicos de la política mexicana. Reportero de Ciudad que place de encontrar historias de estirpe social. Bajo la premisa siempre de que el periodismo es un estilo de vida y por ende debe ser perfeccionado hasta su máxima capacidad.

La Basílica de Guadalupe se posicionó como en el centro religioso más visitado del mundo, anunció el delegado en Gustavo A. Madero, Víctor Hugo Lobo Román.

El perredista dijo que el templo del Tepeyac supera incluso el número de visitantes que registra el Vaticano y la Basílica de San Pedro, en Roma.

Con base en información oficial, Lobo Román precisó que el Vaticano y la Basílica de San Pedro reciben a 18 millones 500 mil personas al año, mientras que la Basílica de Guadalupe registra una afluencia de 20 millones de fieles.

Por ello, afirmó que su administración trabaja para que este sitio siga consolidándose entre los feligreses y se mantenga en el primer lugar católico de visitas en el mundo.

Destacó que la Basílica de Guadalupe fue nombrada ya como “barrio mágico”, que la potencializa, y en consecuencia ha generado un ambiente de armonía, contrario a años anteriores donde prevalecía el desorden y la anarquía.

Hoy, afortunadamente, la modernidad, el orden, la limpieza, genera un ambiente distinto. Hoy pueden ver los mexicanos y todos los turistas mundiales que el centro más visitado del mundo está muy bien cuidado”, comentó el titular de la demarcación.

Agregó, que estos trabajos comprenden también el entorno del centro mariano, como las calzadas de Guadalupe y Misterios, donde poco más de 55 cámaras de vigilancia permiten dar seguimiento cada minuto de lo que sucede alrededor.

Durante 2015, la demarcación recibió a 41.2 millones de personas, que representaron un mercado superior a los 14 millones de pesos, en visitas no sólo religiosas, sino también a plazas comerciales, centros culturales, como el Futurama, y de diversos movimientos, según datos del gobierno capitalino.

Comentarios