26 de Septiembre de 2017
City

Se agolpan fieles para ver al Papa

El viejo dicho señala que la fe mueve montañas y esta tarde,  según cuenta el señor Rafael Román Manzo,  esa misma fe fue la que le empujó a parapetarse en la Calzada de Guadalupe para ver al papa Francisco a pesar de que el Epoc lo mantiene atado a un tanque de oxígeno.

“Cuando uno quiere hacer las cosas no importa nada y uno hace las cosas”, cuenta.

Alrededor de las 16:35 el papa Francisco paso por la intersección de Calzada de Guadalupe y Av.  Talismán.

De lejos,  el señor Rafael Román pudo ver al jefe del Estado Vaticano y pidió que todos los problemas del país se solucionen.

“Hay mucho narcotráfico y muchas injusticias con la gente,  pero todo se puede resolver por la buena y con la voluntad de todos”, dice.

Entre los vitoreos de apoyo al Papa se escucha la inconformidad de dos catequistas que no pudieron ingresar a la Basílica pese a contar con boleto.

“Llegamos desde las once de la mañana pero no nos dejaron pasar.  Nos traen vuelta y vuelta y no resulven nada”, dice Marilú Ríos, una de las catequistas.

La otra le secunda y denuncia que de nada sirvió tener boleto.

Igual de inconformes están cinco mujeres que se autodenominan feministas, quienes protestaron sobre Calzada de Guadalupe mostrando los senos y sus cuerpos semidesnudos en los que traen pintados mensajes en contra del pontífice argentino.

“Esta protesta es en nombre de las víctimas de ciudad Juárez,  de los niños violados, de los 43 de Ayotzinapa. Estamos en nombre de todos los víctimas de pederastas que este padre se ha encargado de defender”, grita una de las mujeres.

En medio de gritos de los fieles se retiran.  La protesta no pasó a más.

Calles cerradas

La mañana del sábado 13 de febrero Jesús Cruz se despertó con la certeza de que todas las calles de la colonia Industrial y Tepeyac Insurgentes estarían cerradas por la llegada del Papa.

“Están cerradas,  pero qué le hacemos,  tan siquiera hay seguridad”, dice.

Cuenta que por simple curiosidad quiere ver al primer papa jesuita.

“No es tanto por fe,  pero vi a Juan Pablo II y ahora quiero ver a éste”, comenta.

Los que por una u otra razón aprovechan la visita del Papa son los vendedores informales, quienes por 10 pesos venden sobre Calzada de los Misterios gorras,  escapularios,  banderitas y fotografías de Francisco Bergoglio acompañado de la Virgen María.

Quienes sí vinieron por fe son los integrantes de la familia Cuevas.

“Vinimos desde Guadalajara, Jalisco, y lo queremos ver porque creemos en él… Hemos visto a otros Papas y la experiencia es muy bonita”, expone Rosamaría Cuevas.

Finalmente, tras el paso de Francisco, los fieles gritan, lo saludan,  lloran,  le muestran crucifijos y acorde con estos tiempos, otros lo graban con su celular.

En contraparte pocos se quedan a escuchar la misa que ofició el jefe del Estado Vaticano en la Basílica de Guadalupe.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El archivo público

Copyright © 2015 El Big Data.

To Top