City

Recuerdan Pasión de Cristo en Iztapalapa

el big data, el big data mx, pasion iztapalapa, representacion iztapalapa, ocho barrios, cristo de iztapalapa, seguridad iztapalapa, poncio pilatos, dione anguiano, nazaret iztapalapa

Entre policías y nazarenos, Jesús cumplió las tres caídas antes de ser ‘clavado’ en la cruz en el Cerro de la Estrella, como se hacen desde hace 173 años.

Fieles a su costumbre y tradición, miles de personas acudieron a uno de los vía crucis más emblemáticos e importantes del país: la representación de la Pasión y Muerte de Jesucristo en Iztapalapa.

Niños, jóvenes y ancianos comenzaron procesión por la demarcación, con cruces de madera acuestas, de un peso superior a los 60 kilos, cumpliendo una penitencia para dar firmeza a sus creencias que por tres siglos han respetado sus antepasados.

Los miles de creyentes abarrotaron la plaza principal de la demarcación, con un solo objetivo: ver el ascenso de Jesucristo al Cerro de la Estrella.

Con el sol como espectador, 2 mil nazarenos y cientos de personas en los alrededores observaron como el Cristo de Iztapalapa cumplió con sus tres caídas —como lo marca la biblia—.

Otros desfilaban por las calles aledañas siguiendo el paso del nazareno, con pies descalzos y vestidos de una túnica blanca y morada, aunque hubo muchos que necesitaron la ayuda de sus familiares y la intervención de las brigadas de Cruz Roja, por las ámpulas y laceraciones en su pies, debido a las altas temperaturas.

Mientras, el grupo de clarines advertían el paso del cristo por las calles, con fanfarrias alertaban la procesión, aun cuando el grupo de músicos de Santa Bárbara los veía con recelo, luego de que fueran relegados durante este año de la festividad.

A pesar del retardo y la advertencia, gente de diversas edades, diferentes delegaciones, estados e incluso extranjeros, presenciaron la 173 representación.

Otros aprovecharon para comprarse jarritos de barro, gorras, artículos y hasta playeras conmemorativas de la representación.

La oferta era diversa: sincronizadas a 4×10; ricas aguas, hamburguesas de 2×30, alitas adobadas; gritaban los vendedores que se habían apoderado de las calles y hacían su agosto en plena Semana Santa.

Otros que participaron en la procesión fueron los elementos de Seguridad Pública capitalina, que de acuerdo con datos oficiales, superaron los 3 mil policías, quienes se apostaron en las esquinas, vigilaron en los escenarios y acompañaron a Jesús en su ascenso.

El reforzamiento de las seguridad en las inmediaciones de la delegación y durante el trayecto de la procesión fue por la advertencia de los representantes de los ocho barrios de la demarcación, que aseguraron que impedirían el paso al Nazareno.

Aunque no hubo ninguna protesta, sí se escucharon rechiflas y consignas de un grupo de romanos contra el Comite Organizador de la Semana Santa en Iztapalapa.

Jesús de Nazaret cumplió sus tres caídas con una cruz de más de 90 kilos y que a diferencia de otras representaciones se le vio cansado y agotado desde su juicio en el palacio de Poncio Pilatos.

A las 16:40 horas, el rey de los Judíos fue crucificado en la cima del cerro ante la presencia de miles de personas, quienes una vez más respetaron y conmemoraron una de las tradiciones más importantes del país, la de Iztapalapa.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El archivo público

Copyright © 2015 El Big Data.

To Top