City

Los elegidos de Mancera

Foto: El Big Data Mx

En su cuarto informe de Gobierno, Mancera hizo lucir a quienes lo acompañarán en sus aspiraciones presidenciales.

La foto de su Cuarto Informe de Gobierno, fue igual a la del año pasado: aplausos, reconocimientos, acarreados, más halagos y el milésimo destape de su candidatura presidencial.

Al recinto de Donceles y Allende acudieron los de siempre. Sin embargo, el cobijo y el lugar de los asistentes fue la presentación “extraoficial” del circulo de confianza de Miguel Ángel Mancera rumbo al 2018.

Fue un informe atropellado, con errores, confusiones y bostezos. Los discursos de las bancadas del PRD, PAN, PRI, PVEM, PT y Movimiento Ciudadano tenían la misma línea: reconocer las virtudes del jefe de Gobierno y darle “un raspón” a Morena.

En la acalorada y tediosa sesión, los diputados criticaron la administración local, pero sólo lo que tiene que ver con la Secretaría de Medio Ambiente, la de Desarrollo Económico y Seduvi.

En su intervención, el priista Israel Betanzos logró espantar el sueño a más de 10, cuando fiel a la costumbre de su antecesor –el dipuhooliganse puso a calificar el desempeño del Gabinete mancerista.

“En su administración hay cuatro tipos de funcionarios: los que darán resultados y que son sus brazos operativos, los que no le ayudan y se van por la omisión o por intereses propios, los tibios que se quedan en medio ni para atrás ni para adelante, y finalmente los campeones de natación, que nadan de muertito. Empezamos en este momento a calificar estas categorías”, amenazó el priista.

En el segundo nivel del recito estaba Tanya Müller, junto a otro grupo de secretarios, quienes no dudaron en dirigir la mirada hacia ella, mientras la responsable del Medio Ambiente en la CDMX miraba lo candelabros de la ALDF.

“Ahí van otra vez, seguro me van a mencionar”, aclaró a sus colegas.

Y así fue. Betanzos arremetió contra ella, como lo hizo el asambleísta del PES, Carlos Candelaria, la legisladora del PVEM, Eva Eloísa Lescas, y a la postre Morena.

Cuando el diputado del PRI habló, también criticó el actuar de Salomón Chertorivski y el de José Ramón Amieva. En cambio, aprobó la labor del secretario de Movilidad, Héctor Serrano, y la del consejero Jurídico, Manuel Granados.

Por eso el abogado de la ciudad reía, bromeaba y trataba de interactuar con los miembros del gabinete. En los ataques legislativos también le llovieron reclamos a la titular de la Secretaría de Desarrollo Rural (Sederec), Rosa Isela Rodríguez quién reaccionó con un grito de: “¡pruebas, queremos pruebas!”.

Salomón Chertorivski quedó relegado en el segundo piso del recinto, lo mismo que José Ramón Amieva y la secretaria Müller.

Granados quedó arropado por un pequeño grupo de funcionarios, mientras que Héctor Serrano y Alejandra Barrales fueron ubicados en las corraletas del Recinto –lugar de los invitados especiales–; Luis Serna, como siempre, estaba atrás del jefe de Gobierno.

En el palco de los asesores pasó algo inusual. El titular de la Central de Abastos, Julio Serna, quién casi nunca se deja ver al lado de Miguel Ángel Mancera se mostró sonriente ante la clase política que lo saludaba a la distancia.

En medio del evento, el jefe de Gobierno hizo un pronunciamiento fuerte, contra la Presidencia de la República y la Cámara de Diputados, pero no contra el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, que estaba ahí.

Por el contrario, Mancera con él, se mostró sonriente y fraternal. Incluso, hicieron una pausa a la sesión para que el titular de Segob fuera al sanitario. En respuesta, Osorio Chong se quedó hasta que concluyó el evento y salió junto a Mancera.

Los reconocimientos y buen trato también se expandieron para Enrique Alfaro, el alcalde de Guadalajara; el gobernador de Morelos, Graco Ramírez y al de Tabasco, Arturo Núñez.

Por último, Mauricio Toledo, en representación del PRD, volvió a destapar a Mancera para la candidatura presidencial y este salió agradeciendo y tomándose el tiempo para despedirse de mano en mano.

El jefe de Gobierno se retiró como llegó: caminando y saludando a todo aquel que se le ponía en frente, al tiempo que los legisladores de Morena trataban de descifrar el discurso de su único orador, José Alfonso Suárez del Real.

Y es que el morenista dio un posicionamiento ecuánime, pero tan literario, que ni los de su bancada lograron entender lo que quiso decir.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Lo más leído

El archivo público

Copyright © 2015 El Big Data.

To Top