NVS
City

Lograr la chatarrización de lo micros, una cuestión económica

El especialista en movilidad, Ángel Molinero expuso que sí hay deseos por parte de los transportistas y de las autoridades de sustituir los 20 mil microbuses, pero no hay recursos.

El Gobierno del Distrito Federal y los transportistas tienen la intención de alcanzar la meta impuesta en el Plan Integral de Movilidad de sustituir 20 mil microbuses en el Distrito Federal para el 2018; sin embargo, alcanzar dicho objetivo depende de diversos factores, entre ellos, el económico, consideró el experto en movilidad e integrante de la Asociación Mexicana de Transporte y Movilidad (AMTM), Ángel Molinero.

“Es el reto que tenemos, el que se pueda lograr depende de muchas situaciones, desgraciadamente hoy tenemos una situación económica que está cambiando y eso puedo afectar llegar a la meta”, dijo.

El Big Data Mx publicó el pasado 20 de enero que el Gobierno del Distrito Federal apenas alcanza 31% de avance en el objetivo de sustituir 20 mil microbuses, ya que a la fecha sustituyó seis mil 244 unidades.

LEER MÁS: Lenta la sustitución de microbuses en el DF

El especialista en movilidad expuso que es tan cierto el que se quiere llegar a la meta de sustitución de microbuses obsoletos, que en la actualidad en la ciudad hay autobuses con mayor tecnología, prueba de ello, serán las unidades que se utilizarán en la Línea 7 del Metrobús que correrá de Indios Verdes a Periférico, los cuales serán de doble piso.

Por otra parte, el integrante de AMTM comentó que el bono de chatarrización, que entrega el GDF para que los operarios del transporte cambien sus unidade y que ronda los 100 mil pesos, debe reforzarse o al menos triplicarse.

Esto porque los autobuses que deben adquirirse cuestan alrededor de cinco millones de pesos.

“Los biarticulados sobre los cinco millones de pesos, los autobuses de doble piso tengo entendido que están entre siete u ocho millones de pesos, en contraparte, un autobús normal de los que ya se venían utilizando costaba un millón de pesos. El cambio tecnológico es tremendo, pero cuesta”, abundó.

Además, para el especialista en movilidad tendrá que ponerse en la mesa de discusión el aspecto tarifario.

Conforme necesitemos mayor transporte, necesitamos una tarifa más real. Cinco pesos para algunas personas resulta onerosa, pero se gasta 11 pesos en una Coca Cola. Por ejemplo, el Metro su costo de operación está en los 13 pesos y están cobrando cinco pesos.

Entonces habrá que ver cómo podemos reducir esa diferencia para que el Gobierno pueda hacer uso de ese recurso, para que en lugar de utilizarse en operación se haga inversión, ese es el reto”, concluyó.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top