City

Adiós a la ciudad rosa de Mancera

Mancera

El jefe de Gobierno aprovechó su tercer informe de Gobierno para edefinir su estrategia, marcar prioridades y sentar las bases que lo encaminarán a seguir en el juego político.

Hubo más anuncios que rendición de cuentas. El jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, aprovechó la tribuna de la Asamblea Legislativa del DF (ALDF) durante su tercer informe de Gobierno para redefinir su estrategia, marcar prioridades y sentar las bases que lo encaminarán a la candidatura presidencial del 2018.

Como lo adelantó El Big Data Mx en su edición impresa, la prioridad del GDF se centrará en fortalecer los programas sociales, las políticas en materia de salud —como la creación de la primer Clínica de Autismo, el Instituto de Estudios de la Vejez, además de presentar una iniciativa para convertir el programa Médico en tu casa en Ley— y un sistema de apoyo para jóvenes estudiantes.

Además, aseguró que también impulsará modificaciones a la ley de Desarrollo Urbano y dijo que se remozará la calzada Ignacio Zaragoza en la zona oriente de la ciudad.

En el informe, Mancera se encontró con una oposición cómoda, a excepción del PAN y Morena, partidos que aseguraron que no serán comparsa de la administración capitalina; denunciarán lo que esté en detrimento de la sociedad.

De acuerdo con César Cravioto, coordinador de la bancada del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena) le dijo que: “no todo en este gobierno es color de rosa, hay muchas cuentas alegres y francamente también mucho por rectificar”.

Cravioto parafraseó a su líder político, Andrés Manuel López Obrador y advirtió a Mancera que debe “enmendar el camino” para que la Ciudad de México “vuelva a ser la Ciudad de la Esperanza”, frase de López Obrador cuando gobernó la ciudad.

Quien también fue crítico de la gestión de Mancera fue Carlos Candelaria del Partido Encuentro Social (PES). Con estadísticas y resultados de encuestas argumentó que hay una desaprobación social del mandatario capitalino.

Los funcionarios del gabinete vestían un distintivo color de rosa, el color de la administración de Mancera, lo cual fue entrelineas, criticado por Morena.

Ante el cuestionamiento sobre la petición de su renuncia, por parte de los vecinos, Mancera guardó silencio y salió del Recinto de Donceles a recibir las porras y aplausos de quienes lo esperaban al término de la presentación de su informe.

Los mensajes de los demás diputados fueron tediosos y llenos de reconocimiento al jefe de Gobierno. Tanto que por acuerdo se suspendió la sesión durante unos minutos para recibir, con honores al titular de la SEP, Aurelio Nuño.

Antes de su salida, el aplauso mas fuerte no fue para Mancera, sino para las propuestas de Morena, partido que le pidió al mandatario reconocer el triunfo electoral en demarcaciones como la GAM.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Lo más leído

El archivo público

Copyright © 2015 El Big Data.

To Top