City

Historias del BFFMX. “Si hay que resumir una bicicleta, es un monociclo”.

fotoramonorozco

Por Rafael Montes

@rafagaonline

Hace tres semanas, Ramón Orozco estaba en Cuba, en San Antonio de los Baños, con su cámara fotográfica. Él es cinefotógrafo y andaba en busca de historias para ser presentadas en el Bicycle Film Festival que este fin de semana se celebra en México, Distrito Federal.

En ese pueblo cubano, a una hora aproximadamente de La Habana, Ramón conoció a un cirquero, un joven que se dedica a los malabares arriba del monociclo. Ése fue su personaje. Lo siguió a pie por una carretera hasta que encontró la imagen que ahora se presenta en el BFF y que lleva por título El Monociclople y la Violetera.

“Básicamente yo traía la idea de hacer una fotografía para esta serie y me encontré con este personaje que es cirquero. Se dedica a los malabares y a andar en monociclo. Le platiqué que tenía la idea de hacer unas fotos con bicicletas y él se ofreció con el monociclo a dar a una vuelta conmigo. Me pareció una idea sensacional porque me dije ‘¡Claro!, Al final de cuentas, si habrá que resumir la bicicleta y hacerla más suscinta, es el monociclo, menos ya no se puede: una sola llanta y dos pedales’”, platica Orozco en entrevista con ElBigDataMx.

Cámara en mano se fue tras él. “Yo iba caminando. Él andaba con su monociclo. En el monociclo no andas muy rápido. Vas lento. Él andaba en su monociclo y yo iba un poco corriendo detrás de él, cachando imágenes”.

Luego de un rato, personaje y fotógrafo se cruzaron con una escena cotidiana en Cuba. Un automóvil antiguo descompuesto en la carretera. Ahí apareció el instante a capturar por Ramón Orozco. Un contraste, una sonrisa, un momento.

“Algo le ha de haber dicho y éste se ha de estar muriendo de risa y me pareció bonito. Hay algo de la máquina que por mucho que la cuides, si se le rompe una manguera, pues te quedas parado, y este compadre, mientras el aire se conserve dentro de la llanta, podrá andar todo lo que quiera. La máquina en su mínima expresión. Ese contraste me gusta mucho, además de la comunicación visual entre los dos”.

La foto se llama El Monociclople y la Violetera porque a esos autos, de ese color morado “les llaman violeteras porque en alguna época, creo, eran taxis para mujeres o algo así, entonces eran conocidos como las violeteras”.

Orozco es mexicano y se dedica al cine. Todo el tiempo anda encima de una bicicleta.

“He estado dejando cada vez más el coche y como vivo en un barrio donde casi todo lo encuentro a golpe de pedal, ya sea tiendas, lavanderías y entretenimiento, es difícil que saque el coche. Me muevo mucho en bicicleta. Lo he hecho toda mi vida. Vengo de familia alemana, mi madre es alemana, y mucho tiempo viví allá y allá la cultura de la bicicleta es desde hace mucho, la he tenido siempre”, confiesa.

“Ahora que hay un boom de bicicletas en México me parece muy bien porque la cultura cívica de la bicicleta ya le permite a uno manejar un poco más confiado y más distancias que antes”.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Lo más leído

El archivo público

Copyright © 2015 El Big Data.

To Top