NVS
City

Exigen defensoras públicas trato y salario igualitario

Más de 60 defensores, principalmente mujeres, se manifestaron, para reclamar un trato digno e igualitario y homologación de salarios

Defensores públicos se manifestaron frente a las oficinas del órgano ubicadas en las instalaciones del Tribunal Superior de Justicia capitalino, en Plaza Juárez, para exigir la destitución del director general de Asistencia Jurídica Familiar, Jorge Alejandro Galindo Álvarez.

Un grupo de más de 60 defensores, principalmente mujeres, se manifestaron frente a las oficinas de la Defensoría Pública en Materia Familiar, para reclamar un trato digno e igualitario entre los trabajadores, así como la homologación de salarios con respecto a sus compañeros de trabajo.

Después de manifestar su inconformidad llegaron a un acuerdo para entablar pláticas para establecer sus demandas ante las autoridades competentes, y tratar de resarcir las problemáticas a las que se enfrenan diariamente, sobre todo por la sobrecarga de trabajo.

Aunque los defensores públicos dependen directamente de la Consejería Jurídica del Gobierno de la Ciudad de México, el magistrado presidente, Edgar Elías Azar, dijo que el trabajo de los abogados es importante, por lo cual, el paro de labores podría afectar directamente las labores del TSJCM, sobre todos en los temas familiares, que son los que se discuten en la instalaciones de Plaza Juárez.

El presidente del Tribunal confió que en breve se llegue a una solución a las demandas de los manifestantes en beneficio de los miles de ciudadanos que acuden diariamente a dichos juzgados a encontrar una solución a sus conflictos.

Apoyados con pancartas y gritando consignas para exigir la destitución de Galindo Álvarez, poco a poco se fue desalojando el acceso del piso 1 del edificio de los Juzgados Familiares, y los abogados volvieron a sus labores cotidianas.

Cabe destacar que dicho lugar siempre ha sido catalogado como un punto de riesgo en materia de protección civil, pues se trata de un pasillo y escaleras estrechas que impiden el flujo constante de personas que acuden por miles al día en dichas jurisdicción a dirimir alguno de los asuntos.

Inclusive ha habido reclamos y advertencias por parte del TSJCM de cambiar la sede de la Defensoría Pública, pues cuando se han registrado sismos o cualquier otra eventualidad en la que se ha desalojado el edificio, ha tardado más de 45 minutos en retirar a las personas de los pisos superiores.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top