Especialistas ven con buenos ojos la renovación del trolebús

ciudad electrica, buses electricos, trolebuses, presupuesto, aldf, pri, prd, aldf, cdmx, el big data

12 mayo 2016 7:30 pm

Óscar Santillán

Por:

Reportero en constante aprendizaje, ávido en escuchar y contar historias para que se tome en cuenta a los ciudadanos. Mi objetivo es llegar a la verdad a través de la investigación. Orgullosamente egresado de la UNAM.

La renovación del trolebús por camiones eléctricos con funcionamiento a pilas es una buena estrategia, reconocieron especialistas en transporte consultados por El Big Data Mx.

No obstante, Daniel Zamudio, ingeniero en transporte, advirtió que será necesario hacer un análisis costo- beneficio para determinar qué tan viable es la sustitución.

Esta casa editorial reveló, en su versión impresa de abril, que el Gobierno de la Ciudad de México implementará, por medio de la Secretaría de Movilidad (Semovi), una estrategia de ciudad-eléctrica en la que se sustituirá al trolebús por nuevas unidades eléctricas y se adquirirán mil 500 taxis no contaminantes con una inversión de 5 mil 355 millones de pesos.

LEER MÁSAdiós al Trolebús

Darío Hidalgo, director de transporte de WRI Ciudades, señaló que renovar los trolebuses por camiones de funcionamiento a pilas es una “excelente” idea , ya que expuso, entre más antiguas son las unidades es más caro su mantenimiento.

En consecuencia, el doctor de Planeamiento en Transporte ve más adecuado que la renovación se dé por buses de carga de oportunidad o de carga por terminal.

“Estos buses tienen baterías grandes que pueden ser cargadas para moverse 400 kilómetros o que pueden ser recargados en una terminal para desplazarse entre 10 o 15 kilómetros”, contó.

Incluso, ejemplificó, en China y Europa ya se utilizan este tipo de unidades no contaminantes.

No obstante, Rodrigo Díaz, consultor en Desarrollo Urbano y Movilidad, indicó que al renovar al trolebús se ataca una parte mínima del problema de emisiones contaminantes en el transporte público.

“A pesar de este esfuerzo seguirá el problema de que 60 % de los viajes que se hacen en transporte público se realizan en microbuses que tienen más de 20 años”, apuntó.

Y es que de acuerdo a la encuesta Origen- Destino de 2007, el trolebús es el modo de transporte de menor uso para recorrer un tramo, ya que registró  0.7% del total de tramos de viaje que se realizan en la Zona Metropolitana.

El especialista chileno dijo que a su parecer el sistema de trolebús es el mejor servicio de transporte público que hay en la Ciudad de México, a pesar de que muchas de sus unidades, dijo, se encuentran en mal estado.

“Como no tuvieron inversión durante muchísimos años hoy no hay piezas ni refacciones, entonces efectivamente para mantener el giro de la empresa es que se están importando estas máquinas eléctricas”, dijo.

En tanto, Jesús Padilla Zenteno, presidente de la Asociación Mexicana de Transporte y Movilidad (AMTM), ve conveniente la renovación del trolebús debido a que sus unidades, dijo, son muy viejas.

“Es una opción para dejar a los trolebuses de catenaria (cables aéreos) que tienen 30 o 40 años, por una tecnología que evidentemente es mucho más moderna”, agregó.

Electromovilidad = aire limpio

Daniel Zamudio Mendoza, ingeniero en transporte y coordinador de la campaña transporte eficiente de El Poder del Consumidor (EPC), sugirió que se realice un análisis costo-beneficio para determinar qué tan conveniente es transitar a camiones con funcionamiento a pilas.

Ya que consideró que sería más viable una renovación por trolebuses más modernos que aprovecharían la red de cableado que actualmente existe en la ciudad.

“Se tendrían que hacer pruebas piloto y ver de qué manera se van a obtener las unidades nuevas, porque habría que analizar qué tan costoso es el mantenimiento”, sostuvo.

Adicionalmente Zamudio expuso que para beneficio de los usuarios, el Trolebús puede convertirse en un sistema alimentador para el Metro o Metrobús con el objeto de atraer los viajes de los usuarios de la periferia de la Ciudad de México.

Un autobús completamente eléctrico disminuye 80% las emisiones contaminantes, de acuerdo con Jorge A. Suárez Velandia, gerente de electromovilidad de Volvo Buses.

Por ello, fundamentó, desde 2010 diversos fabricantes de autobuses apostaron por el bus de recarga de oportunidad o de recarga rápida.

Esto porque el trolebús es inflexible debido a su dependencia a las catenarias o cables aéreos, lo cual dificulta que pueda desviarse de su trazo original, aunado a que dichos elementos implican cierto grado de contaminación audiovisual. 

Comentarios