City

En Iztapalapa crucifican a Jesús … Pero sólo al Nazareno

Vía crucis en Iztapalapa

 

Una Atmósfera impregnada de misticismo y devoción fue la que se vivió esta tarde en la 172 representación de la Semana Santa en Iztapalapa. 

Cientos de miles de personas se reunieron una vez más en el mítico Cerro de la Estrella para celebrar esta tradición de la comunidad católica.

Penitentes de todas las edades, ya ocupaban las calles desde la primera hora del día, cargando una cruz de acuerdo con su manda o promesa; ancianos que han presenciado esta tradición toda su vida hasta niños que apenas empezaban a tener uso de conciencia sobre esta tradición o costumbre caminan con el tumulto.

A mediodía y pesé a un sol abrazador, miles de familias  se encontraban atestiguando el juicio contra “Jesús de Nazaret”, o ¡Jesús de Iztapalapa!,  gritaban  vecinos de distintas colonias que con orgullo también declaraban que esta escenificación es la más importante del país.

Una  de las delegaciones más grandes  de la Ciudad de México, retomaba su pasado e invitaba a los habitantes a seguir el Vía Crucis  del Cristiano Jesús de Nazaret. 

“Es una tradición que retomamos de nuestro padres y la seguimos inculcando a nuestros hijos con asistir a esta representación’’, comentaba Ericka Buendía para El Big Data Mx que desde hace 16 años asiste con su familia para presenciar el Vía Crucis. 

Asimismo,  por las calles se podía observar diferentes generaciones que vivían a su manera este viernes santo, familias que intentaban conseguir al menos una foto de Jesús que cruzaba las calles para su ascenso al cerro.

Por otro lado,  decenas de familias presenciaban  las caídas de Jesucristo desde  una pantalla gigante instalada en la explanada de la delegación; muchos de ellos se quejaban amargamente de que ya no  era  lo mismo como en  años anteriores. 

Miles de personas abarrotaban, el  ascenso hacía la montaña donde el rey de los judíos sería crucificado, en los techos, plafones o desde cualquier punto alto la gente se subía para   obtener una vista mejor. 

A pesar del fuerte dispositivo de seguridad,  no faltó el que aprovechó el momento para empujar y envalentonarse contra quienes pasaban por el lugar, por otra parte, los niños y las mujeres eran los que más sucumbían ante el dolor de cargar una cruz  y caminar  ante un sol a plomo.

Casi a las cinco de la tarde, Daniel Agonizantes quien dio vida a Jesús de Nazaret, terminó muriendo en una de las tres cruces del Cerro de la Estrella, quien en un acto protocolario lanzó al cielo la célebre frase:

 “¡Padre perdónalos, porque no saben lo que hacen!” 

Al término de la crucifixión,  miles de familias dieron por terminada su peregrinación al santuario de Iztapalapa, donde incluso hubo quienes aprovecharon el pasto verde para hacer un pequeño picnic.

1 Comentario

1 Comment

  1. Armando Alaniz

    Abril 4, 2015 at 12:26 am

    Una.buena crónica, solo que al final siebto que perdio fuerza

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

El archivo público

Copyright © 2015 El Big Data.

To Top