City

Dudan vecinos que la demolición del Estadio Azul sea benéfica

estadio azul

Manifiestan habitantes de la zona estar en contra de una nueva plaza comercial, piden consulta popular

Eduardo Suárez

Después de que el grupo empresarial Cosío Family anunció la demolición del Estadio Azul en 2018 para construir un centro comercial y un hotel, vecinos de la Benito Juárez externaron opiniones encontradas.

El estadio de la “Máquina Cementera”, construido en 1946 y con capacidad para 33 mil 42 aficionados, se encuentra a un costado de la Plaza de Toros y enclavado entre la zona residencial de la Nápoles y establecimientos mercantiles de la colonia Noche Buena.

La familia Cosío declaró en su momento, que la construcción del centro comercial estará a cargo del grupo Carso y su operación sería administrada por su otra empresa, el grupo Brisas.

La señora Carmen Romero, vecina de la Nápoles externó sus dudas, porque por un lado ya son pocos los lugares emblemáticos de la Ciudad de México, pero por otro lado se beneficiaría la zona con un centro comercial, aunque aclaró que el tráfico se complicará más.

También hay que tomar en cuenta que la gente que va de compras es diferente de las personas que van a ver el fútbol a un estadio: pese a que antes era más familiar, ahora vienen muchos jóvenes a beber y hacer desmanes, pero  si se construye una plaza, vamos a sufrir por la cuestión de movilidad, explicó.

Pro su parte, el panadero Epifanio Pérez, empleado de la firma Cleta Pan, dice que cuando juega el Cruz Azul cierran la avenida Holbein y eso provoca que bajen las ventas.

“Por un lado estaría bien porque en los partidos ya casi no vienen familia sino puros malandros que se alcoholizan,”, declaró el experto en pan de Zacatlán, Puebla.

María Zárate, vecina que lleva más de 9 años viviendo enfrente del estadio dijo estar completamente en contra, porque si así no hay espacio para el libre tránsito de los carros, con un centro comercial se pondrá peor todos los días.

“No tiene sentido el centro comercial, porque ya hay varios por la zona y habría mucho más concurrencia de gente todos los días, además hay mucho tráfico en esta zona y con otro centro mercantil nos afectaría no sólo la vialidad sino los servicios, de por sí en la Benito Juárez ya hay muchas obras y una más sería el caos”, comentó.

Anahí Hernández, actual encargada de la tiendita Las Güeras., se mostró sorprendida de la noticia y dijo que estaría en contra porque cuando hay partidos suben sus ventas y hay bastante seguridad, lo que hace que todo se desarrolle con orden.

Vecinos de la calle de Carolina, se manifiestan rotundamente en contra de la construcción de otra plaza comercial debido al problema de estacionamiento, tráfico y aumento de población flotante que demeritará los servicios.

Al respecto, Leticia Hernández dijo está en contra porque lo que sobra en Benito Juárez son plazas comerciales, ya que en un radio relativamente pequeño hay casi diez, lo que es una exageración, además del corredor comercial de Insurgentes. La vecina de la calle de Porfirio Díaz afirma que después de la construcción del distribuidor vial San Antonio, el tráfico que circula por las calles aledañas a Holbein es un caos a toda hora, que se agravaría aún más con otro centro comercial.

“Además hay que pensar en el tema de seguridad, porque con tanto movimiento, va a haber más asaltos por gente que vendrá de otras zonas para delinquir. Y también está el tema de los servicios de luz y agua, porque la delegación ha autorizado muchas construcciones y ya empezamos a padecer desabasto y apagones, porque la zona no está planeada para tanta gente”, señaló.

Daniel Sánchez, habitante de la calle de Perugino se muestra molesto por la demolición de uno de los iconos de la colonia, porque el Estadio Azul es un lugar al que concurren muchas familias para disfrutar del futbol. Respecto a la construcción de un centro comercial, dice que se debe someter a consulta de los vecinos, que son quienes resultarán directamente afectados.

“Esta es una de las zonas que ha sufrido el boom de construcciones y ahora quieren construir otro centro comercial, cuando ya hay tantos por aquí, sin tomarnos en cuenta, no  me parece justo. Deberían hacer una consulta”, afirma.

Los vecinos de la calle de Indiana dicen estar en contra y piensan organizarse para expresar su desacuerdo y exigir a las autoridades tomen en cuenta su opinión y echar atrás un proyecto que, aseguran, no tiene justificación, además de ser completamente innecesario, dado que ya hay demasiadas plazas por la zona.

 

 

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Lo más leído

El archivo público

Copyright © 2015 El Big Data.

To Top